Foros > Foro Vecinal > Agravios comparativos de Villaverde


Hay 2 visitantes activos
Respuestas: 233. Mostrando del 41 al 60
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
-AÑADE AQUI TU COMENTARIO-
snabs
12/11/2014 05:15:59
Agravios comparativos de Villaverde
Ultima respuesta:
06/08/2018 12:18:01
Inicio este tema como cajón desastre de todos aquellos agravios que sufre el distrito como queja y evidencia de la desidia presupuestaria y la dejadez administrativa , quién sabe si intencionadas, que sufre el distrito.
snabs
30/01/2015 09:10:18
DISTRITO CASTELLANA NORTE

¡Que resumen más bien hecho!.
snabs
30/01/2015 14:18:28
La iniciativa privada será el elemento tractor del proyecto, en el que han trabajado 31 equipos profesionales de primera línea, a pesar de que habrá inversión pública. En concreto, de 5.974 millones de euros, 4.800 corresponderán a recursos privados. Se trata de 3.000 menos que en el antiguo proyecto por la devaluación del precio de la vivienda. En concreto, de la unión de empresas Distrito Castellana Norte, integrado por el BBVA en un 75 por ciento y el Grupo San José. Tal y como explicó el presidente de la entidad, Antonio Béjar, la entidad cuenta con un grado de financiación muy relevante y buscará recursos acudiendo a deuda, acciones y no se descarta su salida a bolsa. El proyecto no cuenta con lastres jurídicos, solventados los problemas con el Tribunal Supremo y los reversionistas. Los beneficios estimados ascienden a 3.363 millones. Los planes de la entidad para el desarrollo del ámbito van en función de la situación del mercado. No obstante, se pretende actuar en un horizonte estimado de 20 años.

El ámbito sobre el que se trabajará será de 3.114.336 metros cuadrados a lo largo de 3,7 kilómetros (una longitud similar a la distancia entre las plazas de Colón y Cuzco), entre el parque regional de la cuenca alta del
La ministra Pastor, preocupada por el efecto barrera entre los barrios. Me descojono.

Ponte gafas, preciosa, y date una vuelta por el sur, y verás qué coño es el efecto barrera, ese del que tienes noticias de oídas. la M-40, A-4 y las vías del tren confluyen con el estercolero de río en la zona con más barreras de Madrid. Pero tú, la Botella, y los González - incluído el del BBVA -, preocupados por tener un Canary Wharf. ¡Joder, cómo no!.



"Manzanares y la estación de Chamartín, en donde se plantarán 25.000 árboles. El 80 por ciento de ese espacio se destinará al uso y disfrute de los ciudadanos. Se dividirá en cuatro bloques diferenciados. A saber, un primer espacio estará integrado por un gran parque central de 24 hectáreas sobre el haz de vías ferroviarias (que quedarán soterradas) que estará salpicado por 6.300 de las 17.000 viviendas previstas para este nuevo macroproyecto. Una segunda zona que actuará de distrito financiero con 878.150 metros cuadrados de oficinas, 87.425 metros cuadrados de equipamientos (incluidos hoteles, zonas residenciales y de ocio), 245.152 metros cuadrados de espacio libre público, una parada de Cercanías y dos de Metro. Un tercer espacio será la prolongación de la Castellana. Será una nueva vía de 450 metros de anchura con bulevares peatonales en la que solo un tercio del espacio estará dedicado al tráfico rodado, mientras que otros dos tercios serán para todo tipo de oferta de ocio y comercios. Este espacio estancial, donde se ubicarán más de 10.000 viviendas, gozará de la ampliación de los parques de Begoña, Tres Olivos e Isla de Java, así como 12,8 kilómetros de carriles bici. El cuarto área, que actuará de remate norte del proyecto, será el espacio tecnológico, que contará con 180.350 metros cuadrados de espacios de actividad tecnológica, 161.250 de equipamientos públicos, 60.818 metros cuadrados de espacios libres públicos, una estación de Cercanías y otra de Metro. La idea es construir un espacio urbano al estilo de La Defense de París, Canary Wharf de Londres o Postdamer Platz de Berlín.

Según la empresa promotora, la construcción de viviendas es asumible ya que el norte de la capital cuenta con un 'stock' de vivienda inferior a la mitad del habitual para la zona. En cuanto al problema de las alturas, la compañía concretó que el proyecto, que está a la espera de la tramitación del plan parcial, no especifica alturas, aunque sí edificabilidad. Es decir, que podrían construirse rascacielos aún más altos de los existentes actualmente en la ciudad.

Las infraestructuras de transportes serán clave en la nueva articulación de esta zona de la ciudad. La joya del planeamiento es la implantación de un nuevo medio de transporte que consistirá en un tranvía sobre neumáticos que recorrerá la zona, así como los parques de negocios de Las Tablas y Fuencarral. Su acción, vinculada con el Metro, el Cercanías y los autobuses permitirá trasladar a 70.000 personas a la hora a la zona. Asimismo, se trabajará sobre varias carreteras. Se construirán nuevos enganches a la M-40 norte desde el ámbito y se soterrará el nudo norte entre la M-30, la M-11 y la M-607, construyendo un nuevo anillo distribuidor. El efecto de esta obra será la recuperación de espacios estanciales para Begoña y Valverde. Se crearán nueve vías transversales de paso de peatones, vehículos, ciclistas y transporte público. También se ampliará la estación de Chamartín para acoger la alta velocidad, se construirá un intercambiador de transportes en el distrito de negocios y cinco estaciones (dos de Cercanías y tres de Metro) en el ámbito.

Botella ha opinado que con este proyecto se completará la transformación del norte de la ciudad y constituirá un hito para el relato urbano madrileño. Pastor ha valorado la eliminación del efecto barrera de la playa de vías y la unión de barrios de la ciudad. Francisco González ha explicado que con esta iniciativa todos ganan y que se generarán 120.000 empleos. Ignacio González ha sentenciado que en estos años se ha creado un marco normativo para llevar a cabo un proyecto que es posible en un momento de crecimiento de la economía española."

http://madridiario.es/distrito/chamartin/operacion-chamartin/presentacion/distrito-castellana-norte/419482
snabs
31/01/2015 05:33:35
"La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha afirmado que el proyecto Distrito Castellana Norte mejorará la "movilidad" de todos los ciudadanos que se acerquen a la capital y ha apuntado que tendrá "futuro porque hace más ciudad". "El diseño elimina el efecto barrera de la playa de vías ferroviarias y promueve la conectividad trasversal entre la zona Norte y Sur de Madrid", ha señalado.”



snabs
31/01/2015 05:34:28
youtube.com
apolo13
31/01/2015 05:51:00
Cualquiera con dos ojos puede ver que distritos necesitan más inversión en la ciudad.

En Villaverde, con una décima parte de los números que se manejan en la operación Chamartin se podrían hacer maravillas, pero estos ya han liberado su autentica naturaleza, en cuanto acaben con este asunto, se pondrán manos a la obra con la enésima reforma de la calle Serrano que como cualquiera que pase por allí puede ver, esta hecha un asco, aparte que las marquesinas y las papeleras empiezan a estar un poco pasadas de moda...........
snabs
13/02/2015 07:06:52
Mientras tanto, aquí nos traen autobuses de fans para hacer bulto.


"El concejal presidente, Luis Miguel Boto, visitó hoy el colegio Luis Bello, uno de los ocho que se beneficiarán de los más de 1,5 millones de euros que se invertirán este año en mantenimiento y conservación
El concejal presidente de Chamartín, Luis Miguel Boto, ha puesto en marcha en los primeros meses del año 2015 una ronda de visitas a todos los colegios públicos y escuelas infantiles municipales del distrito. El motivo es planificar las inversiones de la Junta para el ejercicio en los centros educativos. Chamartín tiene previsto invertir más de 1,5 millones de euros en los ocho colegios públicos y las dos escuelas infantiles del distrito, entre trabajos de mantenimiento y conservación.

El edil ha visitado hoy el centro Luis Bello, en la que estuvo acompañado por la directora del centro, Begoña Hernando, y por técnicos de edificios y de Educación de la Junta, fue comprobando de primera mano el estado de las instalaciones y recogiendo las demandas de la comunidad educativa. Las competencias en materia de educación de los Ayuntamientos, residenciadas en las Juntas de distrito, abarcan desde las obras de conservación hasta la limpieza o el mantenimiento integral, así como otras en aspectos de absentismo escolar y fomento de la conciliación.

Boto, que fue alumno del Luis Bello y es vecino del barrio, aprovechó para felicitar a la directora por su trabajo en el colegio, que ha conseguido recientemente un aula ‘TGD’ para tratar trastornos del espectro autista, que se suma al logro del programa bilingüe hace varios cursos. El edil popular expresó a la directora su “agradecimiento por el esfuerzo en el día a día, luchando por este
tipo de programas que al final consiguen que el centro destaque sobre otros”. También se comprometió a estudiar todas las propuestas de obras y mejoras expresadas por la dirección del centro para seguir “manteniendo la calidad en las instalaciones y el confort de alumnos y profesores”.

El colegio público Luis Bello se encuentra ubicado entre las calles Juan Bautista de Toledo y Luis Cabrera, en pleno corazón del barrio de Prosperidad, y cuenta con unos 150 alumnos.”


http://www.eldistrito.es/frontend/eldistrito/noticia.php?id_noticia=29549&id_seccion=31
M@rco
14/02/2015 05:44:11
También puede ser que le haya llegado el turno a los colegios de Chamartín, como en su día le llegó a los de VillaVerde, y como espero le llegue a los de San Blás, Vicálvaro, Carabanchel, Latina o Usera, por citar otros distritos de la ciudad de Madrid.

JUNTA DE GOBIERNO DE LA CIUDAD DE MADRID
ÁREA DE GOBIERNO DE LA VICEALCALDÍA


1.- Acuerdo por el que se autoriza y dispone el gasto de 4.177.648,26 euros, correspondiente a la prórroga y modificación del contrato de servicios para la gestión integral de los servicios complementarios de los edificios y colegios públicos adscritos al Distrito, mediante tramitación anticipada del expediente. Distrito de Villaverde.

Actuaciones en edificios patrimoniales y demaniales de VillaVerde
http://www.espinillo.org/foros/foroppp.php?foro=6&tem=107926
snabs
14/02/2015 15:23:45
"LAS DIFERENCIAS ENTRE DISTRITOS AUMENTAN CON LAS CRISIS. LAS POLÍTICAS URBANÍSTICA, COMERCIAL E INDUSTRIAL, FACTORES CLAVE PARA REDUCIR LA BRECHA
Por Pablo Rivas para Diagonal

El distrito de Chamartín registra una tasa de desempleo del 8,61%. En Puente de Vallecas la cifra asciende al 21,76%. Es uno de los datos que mejor escenifican la desigualdad existente entre los diferentes barrios de Madrid, una ciudad que siempre ha tenido grandes contrastes geográficos, pero que en los últimos años ha visto aumentar la brecha entre las zonas ricas y las pobres.

“Madrid históricamente ha estado atravesada por una frontera que va de norte a sur, de este a oeste. El este y el sur son pobres, son las zonas industriales y los barrios obreros tradicionales, y el norte y el oeste son las de la clase media y alta”, explica Emmanuel Rodríguez, miembro del Observatorio Metropolitano de Madrid. Esa brecha se intentó corregir en los 70 y 80, al calor del movimiento vecinal que buscaba servicios y equipamientos. Pero desde los 90, con el ladrillo, “lo que hace es agrandarse”, apunta Rodríguez. Además, la burbuja inmobiliaria produjo “un incremento del suelo en forma de pica, muy agudo, pero con caídas muy bruscas”, lo que quitó poder adquisitivo a las clases menos privilegiadas. PNG Jorge García Castaño, concejal por Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Madrid, destaca la misma problemática: “El ciclo inmobiliario lo que ha hecho es colaborar muy claramente con esta segregación; lo que en principio ya era desigual ha acabado siendo más desigual”. Uno de los factores que más han contribuido a esto ha sido el valor de la vivienda. “Los precios en los barrios más populares subieron más en la época del boom y han bajado más tras el estallido de la burbuja”, indica.

Barrio rico, barrio pobre

Mientras que la tasa media de paro en la ciudad de Madrid es del 14,37%, según el avance de octubre de la Dirección General de Estadística del Ayuntamiento de Madrid, cinco distritos registran tasas por debajo del 10%: Retiro, Salamanca, Chamartín, Chamberí y Moncloa-Aravaca. En el polo opuesto, Villaverde y Puente de Vallecas superan el 20%, seguidos de cerca por Usera y Villa de Vallecas. Si se toman en cuenta otros indicadores de riqueza, muchos nombres coinciden. Salamanca y Retiro tienen una renta familiar bruta per cápita superior a los 26.000 euros, mientras que en Puente de Vallecas, Usera y Villaverde las cifras están por debajo de 17.000 (datos de 2011, último año en el que el Instituto de Estadística de la Comunidad trabajó este indicador). Asimismo, de los 21 distritos de Madrid, cinco poseen una esperanza de vida de 83 años –Carabanchel, Usera, Hortaleza, Villaverde y San Blas–, mientras que cinco son también los que albergan a residentes con, a priori, dos años más de vida estimada –Salamanca, Retiro, Arganzuela, Centro y Ciudad Lineal–.

Son datos que confirman la amplia diferencia existente entre los residentes de las zonas más privilegiadas y las más populares. El Estado de bienestar buscó paliar, en cierta medida, esas diferencias, pero en la actualidad ha tomado otros derroteros. “El Estado de bienestar español, que siempre fue muy precario, es además muy dual, está pensado para las clases medias”, señala Rodríguez. Según apunta, siempre se ha subvencionado el acceso de las clases medias a formas de aseguramiento de carácter privado y subvencionado. Un ejemplo de esto es el hecho de que en la actualidad los propios funcionarios públicos tengan más fácil acceso a seguros médicos privados, de modo que pueden prescindir de la Seguridad Social. La llamada global class, “la más vinculada al Madrid global de las multinacionales, del sector financiero, etcétera”, indica Rodríguez, buscó refugiarse de la degradación de los servicios públicos que produjo la crisis. “Por eso hubo una explosión de los seguros médicos privados”. Así, el sistema tiene un carácter dual, que con la crisis acrecienta las diferencias al degradarse los servicios públicos, dejando fuera de los servicios privados y subvencionados a las poblaciones más vulnerables.

Enseñanza concertada

Hay un caso aún más claro para verificar la dualidad del sistema: la enseñanza concertada. “En la ciudad de Madrid desde hace años hay más alumnos en la concertada que en la privada”, explica García Castaño. Mientras que en los distritos del sur y el sureste la pública ha sufrido lo que el concejal califica de “auténtico naufragio por la falta de recursos y la concentración del alumnado más difícil”, hay otras zonas con un de­sarrollo mucho más potente. Además, la brecha se produce también en los propios barrios. “Hay centros escolares públicos que hacen de centros gueto, normalmente en barrios de rentas bajas, y concentran a la población en riesgo más vulnerable, haciendo su gestión insostenible por la falta de recursos y produciendo tasas disparatadas de abandono escolar”. Además, los centros subvencionados presentes en dichas zonas “absorben lo que queda de clase media en la zona”, remarca Castaño. PNG Con la crisis la situación no ha hecho más que agudizarse. Mientras que la renta familiar bruta per cápita en el distrito de Salamanca era en 2011 de 26.265 euros y había aumentado un 24,82% desde el año 2002, en Usera la cifra desciende a 16.691, con un aumento menor, del 20,13%. En plena crisis la diferencia es más visual: entre 2010 y 2011 el distrito de Salamanca aumentaba su renta familiar bruta per cápita en casi 500 euros, pero en Usera permanecía estable. Las diferencias son similares si ampliamos el rango al área metropolitana. Un ejemplo: la zona norte registra una renta disponible bruta municipal per cápita de 19.812 euros, según el avance de 2012 publicado por el Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid. En el sur metropolitano la cuantía desciende a un total de 13.484 euros.

La crisis, factor acrecentador

Rodríguez destaca que la desigualdad ente barrios lleva aumentando 20 años, pero con la crisis lo que sucede es que esta situación se acrecienta, “con una población residente en barrios populares mucho más sensible a los elementos que más castigan a las clases populares: el paro, el nivel de endeudamiento y la dependencia de unos servicios públicos que no hacen más que degradarse porque no hay inversión”. “Con esta política va a seguir habiendo una caída del empleo localizado en los distritos del sur y del sureste mientras no haya alternativas de empleo allí y se siga desarrollando brutalmente el centro en lo comercial y en lo turístico”, aporta García Castaño. El edil considera imperativo descentralizar la ciudad. “Madrid era bastante policéntrica con los centros históricos de los antiguos municipios que finalmente ha absorbido la ciudad, pero se ha convertido en una con un centro hiperdesarrollado y con unos antiguos ejes comerciales que han quedado arrasados en los últimos años”. Se refiere a vías como Bravo Murillo o la avenida de la Albufera, “que ahora tienen un 40% de comercios vacíos”, afirma. Además, la desindustrialización también ha sido un factor clave. Por ello el integrante de IU apuesta por desarrollar otros ejes comerciales y hacer que la industria vuelva a la ciudad mediante una política de incentivación industrial y de suelos públicos, “sin pensar en grandes polígonos con grandes empresas, sino en hacer una ciudad más compleja”. PNG Una de las formaciones que probablemente puedan influir a medio plazo en la futura política municipal de la capital es Ganemos Madrid. Cristina Martín, del grupo de Programa y Contenidos de la formación, explica que la desigualdad entre ­zonas es algo “estructural y transversal” y cómo uno de los principales factores de desigualdad es el sistema productivo, “algo a lo que hay que meter mano”. Además, destaca como cuestión clave la democracia municipal: “La desigualdad no se puede dejar en manos de quienes están en las instituciones. Hasta que no formen parte de la propia política quienes sufren la desigualdad el problema no se solucionará”. García Castaño coincide en el diagnóstico: “Las juntas municipales de distrito no tienen competencias y todo está centralizado, la inversión y la toma de decisiones”.

Por su parte, Rodríguez señala además que para que la situación cambie debe haber un tejido social organizado que ejerza de contrapoder local. “En su momento fue el movimiento vecinal, pero hoy en día, desgraciadamente, sólo existen tentativas de eso, con el experimento de sindicalismo social que comenzó con las Oficinas de Derechos Sociales (ODS) y luego con las Plataformas de Afectados por la Hipoteca, etcétera”. Además, destaca como otra de las medidas básicas para corregir la desigualdad geográfica “invertir claramente los flujos de inversión, realizando inversión pública en los barrios más desfavorecidos y haciendo reformas de carácter estructural, medidas que no dependen de los municipios, sino del Estado y las autonomías”. Lo que sí se puede hacer a nivel local es, por ejemplo, “crear una red de guarde­rías de cero a tres años que permita que la gente pueda tener hijos sin dejarse la vida en ello”, afirma Rodríguez. También algunas cuestiones relacionadas con los impuestos, señala García Castaño, como aumentar las ayudas al Impuesto sobre Bienes Inmuebles. Pero, en opinión del concejal, el Ayuntamiento es, sobre todo, “responsable de diseñar un modelo de ciudad, de política industrial y de estrategia urbanística, que es lo que está en su mano”, políticas que pueden contribuir a reducir las diferencias norte-sur en Madrid."


http://info.nodo50.org/El-mapa-de-la-desigualdad-en.html
snabs
15/02/2015 10:58:30
Juego de hoy: Busca a ver en qué posición están los colegios públicos de Villaverde

-se puede filtrar por titularidad-


Primer colegio de Villaverde público:


Posición: 406 MADRID-Villaverde ANTONIO DE NEBRIJA


Lista de los primeros 30 colegios públicos y su posicion general- interesante ver los barrios -


11 MADRID-Salamanca GENERAL MOLA PUBLICO 8,76 7,99 100,00 100,00 88,37

21 MADRID-Fuencarral El Pardo CARDENAL HERRERA ORIA PUBLICO 8,50 6,62 98,41 98,41 73,68

22 MADRID-Puente de Vallecas PADRE MARIANA PUBLICO 8,50 6,73 100,00 100,00 37,50

51 MADRID-Fuencarral El Pardo JOSE BERGAMIN PUBLICO 8,21 4,92 100,00 100,00 67,50

57 MADRID-Chamberí ASUNCIÓN RINCÓN PUBLICO 8,17 6,99 97,44 100,00 89,23

61 MADRID-Centro NTRA.SRA.DE LA PALOMA PUBLICO 8,15 5,32 100,00 100,00 74,07

63 MADRID-Chamartín ARQUITECTO GAUDI PUBLICO 8,15 *** 100,00 100,00 93,75

64 MADRID-Hortaleza JUAN ZARAGÜETA PUBLICO 8,14 6,55 96,43 96,43 81,82

68 MADRID-Centro SAN ILDEFONSO PUBLICO 8,09 5,44 100,00 100,00 71,70

97 MADRID-Latina JOVELLANOS PUBLICO 7,94 5,74 92,00 96,15 63,41

102 MADRID-Moncloa LEPANTO PUBLICO 7,93 5,94 97,14 100,00 85,00

116 MADRID-Ciudad Lineal MIGUEL BLASCO VILATELA PUBLICO 7,88 6,16 94,59 94,59 48,72

117 MADRID-Latina LA DEHESA DEL PRINCIPE PUBLICO 7,88 7,05 100,00 100,00 59,38

118 MADRID-Retiro CIUDAD DE ROMA PUBLICO 7,87 5,55 95,12 97,56 53,66

134 MADRID-Chamberí RUFINO BLANCO PUBLICO 7,82 6,22 97,62 100,00 35,71

151 MADRID-Chamartín RAMIRO DE MAEZTU PUBLICO 7,75 6,94 95,65 100,00 67,50

152 MADRID-Retiro ESCUELAS AGUIRRE PUBLICO 7,74 6,82 83,72 100,00 60,00

153 MADRID-Latina CUBA PUBLICO 7,74 5,57 93,55 100,00 45,83

155 MADRID-Fuencarral El Pardo ALHAMBRA PUBLICO 7,73 5,93 96,97 96,97 33,33

158 MADRID-Moratalaz PASAMONTE PUBLICO 7,71 5,81 100,00 100,00 93,75

159 MADRID-Arganzuela TOMAS BRETON PUBLICO 7,71 7,63 94,74 97,37 76,92

167 MADRID-Chamberí FERNANDO EL CATÓLICO PUBLICO 7,68 4,95 95,24 100,00 53,49

170 MADRID-Salamanca GUINDALERA PUBLICO 7,67 4,71 95,45 100,00 51,79

172 MADRID-Moncloa ROSA LUXEMBURGO PUBLICO 7,66 5,59 92,11 94,74 77,94

186 MADRID-Chamartín PADRE POVEDA PUBLICO 7,60 5,36 89,74 95,00 56,45

202 MADRID-Chamartín PINTOR ROSALES PUBLICO 7,56 5,50 88,89 94,74 93,48

215 MADRID-Barajas CIUDAD DE ZARAGOZA PUBLICO 7,53 5,82 86,90 94,05 96,97

244 MADRID-Hortaleza SAN MIGUEL PUBLICO 7,47 4,28 100,00 100,00 40,43

246 MADRID-Ciudad Lineal SAN JUAN BOSCO PUBLICO 7,47 5,85 91,30 87,50 47,62

251 MADRID-Fuencarral El Pardo MONTE DE EL PARDO PUBLICO 7,46 4,43 88,24 100,00 53,85



http://www.elpais.com/especial/clasificacion-colegios-madrid/
M@rco
16/02/2015 19:12:05
¿Y? ¿Quieres decir que los niños que van a los colegios públicos de Chamartín, tienen menos derecho a que sus instalaciones educativas sean revisadas y mantenidas -que es a lo que dedican las Juntas Municipales estas partidas- que un niño de VillaVerde, Vallecas o Carabanchel? ¿Por algún motivo en especial? Ahhh ya, para que cuando ocurra una desgracia de este estilo

http://www.madridiario.es/sucesos/ugt/policia-municipal-de-madrid/desprendimiento/techo/419952

que son las que se tratan de evitar, poder cargar tintas contra el que en su momento debió invertir en mantenimiento y seguridad. Parece que no, pero en el fondo lo tienes todo muy bien estudiado.

Por cierto que en ningún momento entré a valorar, en mi comentario del 14/2, las diferencias "norte-sur-este-oeste" en materia educativa, urbanística, industrial, sociológica o gastronómica. Me constan unas cuantas. Aún así, no tengo ninguna duda de que, con la ayuda de alguna publicación ecuánime e imparcial, sabrás darle la vuelta a la tortilla para quedar como el aceite en el agua.
snabs
16/02/2015 20:07:14
¡Pobres escolares los de Chamartín!. Mucho más comparándolos con los de Puente Vallecas o Villaverde.

Debe ser esa la causa por la que hay que invertir en el norte: la convergencia con los barrios favorecidos del sur.

Déjate de demagogias y de retóricas absurdas. Yo no he dicho que no haya que invertir en los colegios públicos de Chamartín, pero que si toca hacerlo en esos barrios, imagínate en Villaverde.

Tu, en cambio, sí has dicho que “puede ser que le haya llegado el turno a los colegios de Chamartín”, justificando por qué se invierte en los de esos barrios y no en Villaverde y los del sur. Analízatelo.

snabs
16/02/2015 20:55:41
"Diez años de business inmobiliario
De cómo el sector de la construcción ha sido, por decreto legal, dueño y señor del territorio de la Comunidad de Madrid, contando para ello con todo el dinero público y las infraestructuras de que ha requerido.

Durante toda una década el uso intensivo del territorio ha sido el factor clave del crecimiento económico madrileño. En el periodo 1993-2003 el suelo comprometido para su desarrollo urbanístico aumentó un 49 %, una cantidad equivalente, nada más y nada menos, que a la mitad de lo que ha crecido Madrid en toda su historia. Un gran número de municipios de la Comunidad ha duplicado sus dimensiones y algunos han multiplicado su tamaño cuatro, seis e incluso diez veces. La fiesta del desarrollo urbano ha llevado las expectativas de crecimiento a amplios espacios de la región antes considerados periféricos o que habían permanecido completamente al margen de las dinámicas metropolitanas como las Sierras Norte y Oeste, las Vegas del Sureste y el límite sur de la región. La explosión urbana de Madrid se ha trasladado incluso a las provincias vecinas (Segovia, Ávila, Guadalajara y Toledo) todas ellas ahora a tiro de AVE. Todavía en 2008, y ya al borde de la crisis inmobiliaria, el número de viviendas previstas (¡un millón en España!) mostraba una inamovible confianza en la capacidad de generar plusvalías a través del simple mecanismo de construir más casas y estimular el endeudamiento de la población.

Como era de prever esta explosión urbana ha sido directamente fomentada mediante políticas basadas en el incremento de la oferta de suelo. Políticas amparadas invariablemente en el argumento de que la causa del encarecimiento del suelo era su escasez y que la solución a tal problema se encontraba en la liberalización del mercado. Y efectivamente, la Ley del Suelo autonómica aprobada en 2001, heredera de la ley estatal de 1998, y conocida como la «ley del todo urbanizable», establecía la clasificación de todo el suelo de la Comunidad como urbanizable a menos que hubiera una ley sectorial (de Aguas, de Montes, etc.) que determinara la necesidad de protegerlo. Sobra decir que esta política de liberalización como supuesto remedio a la carestía de la vivienda ha sido pura ilusión. De hecho su resultado ha sido precisamente el contrario. Mientras duró la bonanza, a más suelo y más viviendas mayor precio.

Pero la colonización del territorio madrileño no sólo se ha apoyado en una «legislación liberal», también ha tenido que recurrir –paradojas del (neo)liberalismo– al desarrollo de grandes infraestructuras de comunicación. Todas ellas sufragadas con dinero público y todas ellas realizadas por las grandes constructoras, al tiempo que sobre préstamos a las principales entidades financieras. Sin duda todo un «progreso», que ha convertido a Madrid en la ciudad europea con mayor número de kilómetros de autovía por millón de habitantes (un total de 1.000 además de otros 200 más previstos). De este modo, se ha podido incrementar la velocidad motorizada, aun a costa de irse a vivir más lejos debido a que los espacios centrales resultan cada vez más caros.

Algunas de estas operaciones (curiosamente las más ambiciosas) han sido aprovechadas por los principales agentes empresariales de la ciudad: ¿cómo renunciar a qué la ciudad a la que tanto benefician estos «campeones globales» no les proporcione también algún aliciente, algún regalo? Nos referimos, obviamente, al llamado «Centro dotacional Cuatro Torres» (convertido posteriormente en CTBA: «Cuatro Torres Business Area» según su propia página web). Una feliz ampliación del skyline de Madrid con cuatro grandes rascacielos, a su vez sedes sociales de grandes entidades corporativas, y orgullo de la nueva condición global de la ciudad. Ante esta nueva imagen de postal para Madrid (que ya no necesitará de los «toros y flamencas de las Ventas»), pocos deberíamos recordar que este complejo se levantó, mediante una extraña recalificación, sobre al antiguo suelo deportivo que albergaba las instalaciones del Real Madrid. Una modificación nimia (de uso de dotacional a terciario lucrativo), que sin embargo llevó aparejada la consiguiente revalorización de los terrenos, así como sustanciosas plusvalías que permitirían saldar la deuda histórica del club de fútbol. Pero esto dista de acabar aquí, simultáneamente, dichas instalaciones se trasladaron a unos terrenos cercanos al aeropuerto, a su vez comprados a precio rústico, que comprendían lo que en un futuro casi inmediato se iba a convertir en un desarrollo residencial de lujo (Valdebebas). El beneficiario, como no podía ser de otra manera, no ha sido sólo el Real Madrid, sino especialmente la empresa de su antiguo presidente, ACS, que además de construir algunas de las nuevas torres, también construirá el nuevo barrio de Valdebebas, colindante con la nueva ciudad deportiva.

En este mismo capítulo se deberían también mencionar la construcción de los túneles de la M-30 (realizada por cuatro grandes constructoras, endeudando al municipio para los próximos 30 años), la M-45 (por la que todos los días la Comunidad paga un «peaje en la sombra» a bancos y constructoras), los próximos desarrollos en el solar del Estadio del Calderón (de orden similar a los del Real Madrid) o la ambiciosa Operación Chamartín. Esta última tan espectacular que merece un breve comentario. Pensado sobre suelo mayoritariamente público, este proyecto pretende la construcción de al menos 16.000 viviendas, 10 ó 12 grandes rascacielos y la prolongación en 2,8 kilómetros del principal eje de la ciudad: el Paseo de la Castellana. Las plusvalías generadas (y previstas en 8000 millones de euros) por una operación realizada masivamente sobre suelo público, serán por descontado revertidas al sector privado.

No pensemos, de todos modos, que se ha tratado sólo de promover ambiciosas obras de infraestructuras y grandes polígonos de vivienda. También se han emprendido numerosas operaciones de reforma y embellecimiento de la ciudad, se han construido edificios emblemáticos y se ha fomentado las artes, la cultura y el deporte. Así, por ejemplo, la candidatura olímpica de Madrid, o los distintos planes de «revitalización del centro», o la conversión de la Gran Vía en el nuevo «Broadway madrileño» (gracias a los nuevos Music Halls), o las licencias de apertura de 24 horas para algunos grandes centros comerciales del centro.

De hecho, parece que la inversión pública y privada volverá con ímpetu renovado al centro de Madrid. Efectivamente, en el actual contexto de crisis y a causa de las restricciones del crédito necesario para acometer grandes operaciones urbanísticas (que siempre precisan de un fuerte desembolso previo en obras de infraestructura y largos plazos de amortización) probablemente vamos a asistir a un renovado interés por los centros urbanos y sus planes de regeneración. Planes que en el caso de Madrid recogen tanto iniciativas paralizadas durante años (como la remodelación del Paseo del Prado, las construcciones eclesiásticas en el muy disputado Parque de la Cornisa de Las Vistillas, la reforma del mercado de La Cebada, etc), como futuras «revitalizaciones» (plan de reforma de la Gran Vía, área Pez-Luna o calle Hortaleza) o incluso operaciones de «limpieza de agujeros negros» promovidas por empresas privadas.

Se trata del sonado caso «triBall», promovido por una empresa que recientemente adquirió gran número de propiedades en una de las zonas de peor fama de Madrid (Ballesta-Luna-Desengaño) con el propósito de atraer población de mayores recursos y un comercio «chic». Obviamente esta operación «gentrificadora» se ha ejecutado en plena connivencia con el mismo Ayuntamiento.

De hecho, en esta zona se ha realizado la primera implementación extensiva de cámaras de CCTV en las calles de Madrid (antes recluídas exclusivamente a la la Plaza Mayor). De esta forma, lo que objetivamente es un urbanismo securitario y excluyente, que más recuerda a una maniobra militar que a una práctica de regeneración urbana, ha quedado recubierto por una sofisticada campaña de «marketing», que ha convertido una de las zonas más lumpen de la ciudad, el Triángulo de Ballesta, en triBall: un barrio de compras y moda para pijos y pseudoalternativos aburridos.

Se podría seguir desgranando ad nauseam el rosario de actuaciones que muestra la «inteligencia» urbanística de nuestras administraciones. Pero a fin de no recargar más esta exposición, mencionemos aquí sólo algunos ejemplos del nuevo deporte de la Comunidad: la construcción de un mini-campo de golf en uno de los pocos espacios libres en el centro de la ciudad (el parque del Canal), el destino de tierras dedicadas a la investigación agrícola a la construcción de otro campo en Alcalá de Henares o la extensión de la fiebre del green a distintos espacios protegidos de la región: ¿o es que los campos de golf no son, al fin y al cabo, espacios verdes?

En muchos casos, estas actuaciones, que difícilmente se podrían acoger a un planeamiento serio, se han realizado de forma improvisada y a golpe de silbato. De hecho, el «normal hartazgo» de la presidenta por los «pequeños» escándalos de corrupción que han salpicado la región (y que llevaron a la dimisión del Director General de Urbanismo en 2006) y el anuncio de la molesta crisis, que seguramente detendría la buena marcha del negocio inmobiliario le ha llevado a promulgar la Ley 3/2007, de 26 de julio, de Medidas Urgentes de Modernización del Gobierno y la Administración de la Comunidad de Madrid. Una ley extraña, que además de no permitir a los forestales madrileños «espiar» en las fincas de la familia Aguirre (es obvio que los grandes propietarios no son propensos a los delitos ecológicos), impuso una limitación de cuatro alturas para la nueva edificación en toda la Comunidad. El propósito declarado de no afear el entorno con altos edificios (ya se sabe que sólo son chulos cuando superan las 30 alturas) coincide, sorprendentemente, con una fuerte intervención a favor de los intereses de los propietarios de suelo, que aseguran un nada desdeñable aprovechamiento a costa de un urbanismo disperso. Pero no sólo eso, el modelo de las cuatro alturas «aparece» (y ya es casualidad…) en un momento en que el negocio inmobiliario comenzaba a dar señales de agotamiento. Se trata de una limitación que obliga a ajustar todos los planes pendientes de aprobación, con lo que se ralentiza su incorporación al proceso urbano, en clara línea de tendencia con la nueva contracción del ciclo inmobiliario. Por último, no es tampoco irrelevante la aparente presentación de las medidas como un urbanismo «moderado» que no busca el «lucro», tratando de lavar la dañada imagen del urbanismo madrileño, mientras una nueva ley de suelo, más liberal aún que la anterior, no pudo ser llevada a cabo por la aprobación de la ley del suelo estatal en 2007: ¡lástima!

De todas formas, el gobierno autonómico no ha estado solo en su intento de echar una mano al sector de la construcción en estos tiempos difíciles: también el Estado ha puesto su granito de arena. Además de promover una nueva ley hipotecaria que fomenta el endeudamiento para la compra de segundas residencias, el gobierno ha optado por favorecer la vivienda de protección oficial como típico recurso anticícilico ante la caída generalizada del mercado inmobiliario y lo ha hecho estableciendo ayudas directas a los promotores que quisieran recalificar su stock de viviendas como VPO en régimen de alquiler. Además ha flexibilizado los criterios para optar a esta calificación (como los precios máximos) con el propósito de dar salida al enorme excedente acumulado de nuevas construcciones. Pero que nadie piense que se acusa al gobierno de no perseguir un fin social justificado: tal y como se señala en la exposición de motivos de la nueva ley hipotecaria, «la vivienda supone la mayor parte del patrimonio de las familias y por tanto debe ser protegido»; donde «protegido» quiere decir que su valor debe conservarse aun a costa de que los que no tienen casa tengan que renunciar a ello o pagar hipotecas de por vida con salarios miserables. Tal es la virtud de la financiarización y del «exceso» patrimonial de las familias.

La crisis del urbanismo metropolitano
De cómo los «nuevos barrios» nacieron muertos y de cómo municipios y hogares descubrieron de pronto que el endeudamiento generalizado y creciente tenía un límite…

¿Qué resultados ha dejado esta década larga de desarrollo ininterrumpido? Acostumbrados a los bosques de grúas, a la rápida construcción de nuevos barrios, a los flamantes corredores de autopistas que atraviesan la comunidad, el paisaje de Madrid parecía haberse adaptado a la perfección a ese universo social de pequeños propietarios, cuya más acabada expresión sería el green y el chalé unifamiliar. Ejemplo paradigmático de este nuevo modelo urbano es el de los nuevos barrios de Madrid, los PAUs, conjunto de ambiciosas operaciones en la periferia del municipio que han agotado el suelo vacante del mismo con la construcción de 200.000 nuevas viviendas (algunas aún en fase de proyecto): alojamiento potencial para más de 500.000 personas.

No obstante, en esta perfecta huida de la ciudad y de lo urbano, del mestizaje y la imprevisibilidad que implica vivir en una aglomeración de sujetos distintos y heterogéneos, hay sin embargo una pérdida de la que nadie habla. Poco se dice, en efecto, del número de horas de coche que una vida así implica; de la soledad y el aislamiento que se producen en estos lugares. Pocos estudios existen todavía del tipo antropológico que se constituye en esta perfecta sociedad de propietarios, la debilidad, el raquitismo y la pobreza de una ecología social que se limita al trabajo, al ocio dirigido y a la vida privada en el interior de una vivienda tan rígidamente separada de la ciudad.

En cualquier caso, la crisis no se ha limitado simplemente a las relaciones sociales que los nuevos espacios urbanos pudieran generar. Antes bien, la crisis está adquiriendo los perfiles nítidos de un dinero que se ha gastado y que en tiempos de contracción económica, será mucho más difícil de recuperar. Si durante estos años, los ayuntamientos y la comunidad podían invertir en infraestructuras, «regalar» dinero a espuertas a constructoras y promotoras, y confiar aún así en que el crecimiento proporcionaría nuevas entradas fiscales, la coyuntura actual es bien otra. Sin movimientos de compra-venta de suelo y sin obras, los municipios hace ya tiempo que han dejado de ingresar. Y como a las familias que creyeron invertir al comprar una vivienda por encima de sus posibilidades, lo único que queda ahora es la deuda. Así el valor de los intereses de una ciudad de buen tamaño como Alcorcón alcanza el 45 % de su presupuesto, mientras que en un municipio como El Álamo supone el 86 %.

Pero, en un contexto de crisis, ¿qué otra cosa pueden hacer estos municipios más que intentar trasladar una parte de sus problemas a los ciudadanos? Ya sea a través de la subida de impuestos o de una nueva ronda de destrucción del patrimonio público (suelo, empresas y servicios) la víctima será, una vez más, el interés general. Pero que nadie se apure, todo apunta a que lejos de cuestionar la ausencia de herramientas para la gestión democrática del territorio que evidencian las numerosas barbaridades urbanísticas cometidas, los desmanes van a ser premiados con más financiación en forma de transferencias estatales bajo la figura del Fondo de Inversión Local. ¿La trampa? Esta medida no está pensada para pagar las deudas que acumulan muchos ayuntamientos, aliviando la situación de proveedores y demás víctimas del impago público, sino para emprender nuevas obras que se hayan podido suspender por la crisis. ¡Viva la insistencia! la cuestión clave es de nuevo mantener el ciclo. Desde luego, de todos los municipios altamente endeudados, es Madrid el que merece, debido a su importancia, más atención. Gracias a las grandes obras realizadas en los últimos años y especialmente a la nueva red de túneles de la remodelación de la M-30, la deuda de Madrid era a principios de 2009 de 5.936 millones de euros, es decir, casi 2.000 euros por habitante, un 44 % más que hace sólo cuatro años. Es significativo que las entidades bancarias ingresen cada día 750.000 euros en concepto de intereses sobre la deuda madrileña.

Parquímetros, impuestos sobre la recogida de basuras y sobre todo «mucha, mucha austeridad» parecen constituir el programa de salida del agujero. Pero obviamente, la austeridad sólo debe dejarse notar en inversiones poco rentables, como los servicios sociales, los equipamientos de barrio o los presupuestos de las bibliotecas. De hecho, las privatizaciones en Madrid capital han sido tan importantes en estos años que igual ya no queda mucho por vender. Desde la privatización de los servicios funerarios (precursora allá por el año 1992 y que causó, según la sentencia judicial emitida dieciséis años más tarde, un «daño a los intereses públicos» de casi ocho millones de euros), se han privatizado total o parcialmente la mayor parte de los servicios públicos dependientes de las Juntas de Distrito (polideportivos, centros culturales, casas de baños, bibliotecas, etc.), se han «vendido» 15 equipamientos (fundamentalmente deportivos), y alrededor de 359.175 m2 de suelo (sólo entre 2000 y 2007). Aparte se han «remodelado» varios mercados municipales (con la introducción de supermercados, usos «complementarios» privados e incluso, en algunos casos, viviendas), convertidos en ocasiones en mercados de altstanding (como el de San Miguel) y se han cedido 50 parcelas públicas para colegios concertados.

La ciudad sostenible
Donde se cuenta cómo se envenena el aire y se despilfarran los recursos naturales de todos para el beneficio de unos pocos

Al tiempo que Madrid se convertía en un monstruo, una suerte de octupus urbano con muchos más de ocho brazos, la proliferación del discurso de la sostenibilidad encontraba eco institucional, incluso cuando se trataban de los mayores desmanes. Pero lo cierto es que Madrid «marca verde» no ha engañado, ni siquiera a los más dispuestos. Durante la década gloriosa de crecimiento ininterrumpido los atentados ecológicos se han sumado sin pausa.

En términos estrictamente territoriales, el desarrollo urbano y la construcción de infraestructuras han ido fragmentando cada vez más la geografía natural hasta reducirla a un conjunto de islas que conservan la etiqueta de «naturaleza» más en calidad de parques urbanos que de espacios naturales. Ejemplos, demasiados. Proyectos absolutamente ilegales (con sentencias judiciales en contra) que acaban saliendo adelante, como el desdoblamiento de la M-501, conocida como la Carretera de los Pantanos y que ha abierto definitivamente la Sierra Oeste a la urbanización, con crecimientos previstos de hasta el 1.000 % en algunos municipios. O la futura radial de la A-6, la M-62, todavía en fase previa, pero que necesariamente partirá en dos algunos de los parques naturales del pie de monte serrano. O las autovías que van componiendo, en el extremo del área metropolitana, una suerte de M-60 encubierta. O las obras del AVE a Valladolid. O el enterramiento bajo el Monte del Pardo de la M-50. O las 100.000 viviendas previstas en la Sierra…

Y por supuesto, en tiempos de crisis el ritmo de construcción no debe ser interrumpido; antes al contrario, es ahora cuando los «prejuicios ecologistas» deben ser eliminados en aras de un «bien mayor»: estimular de nuevo el crecimiento. En palabras de la presidenta, y siguiendo las teorías de un ilustre invitado de la FAES: «La población es más importante que el planeta». Por ello, los estudios de impacto ambiental y las reservas relativas a la contaminación tendrán que pasar a un lugar aún más secundario. En efecto, ya se está preparando el terreno para una nueva ola de desarrollo inmobiliario que pueda compensar la pérdida de negocio que acarrea la crisis. De ahí que, mientras se resienten los presupuestos de educación, sanidad y servicios públicos, para 2009 esté previsto un nuevo crecimiento de la inversión en infraestructuras, especialmente en autopistas (un 16 % más que en 2008) y en el AVE (un 21,5 % más que en 2008).

De otro lado, la actitud de desprecio institucional hacia la protección del medio ambiente y su afán por convertir los valores naturales en un activo más para los negocios se han manifestado de la forma más aguda en la política de desprotección del principal pulmón de la metrópolis: la Sierra de Guadarrama, garantía de la calidad de su aire y sus aguas. La conquista, largamente esperada, de su declaración como parque nacional ha sido, de hecho, una victoria envenenada. Los sucesivos planes de ordenación de recursos de estos dos últimos años, lejos de proteger la Sierra parecen querer convertirla en un gran parque metropolitano, un decorado con vistas a las urbanizaciones de unifamiliares que se desperdigan por sus faldas. Para comprobarlo, basta mencionar algunos elementos del último de los planes aprobados, como la reducción de la superficie protegida (especialmente la de máxima protección), la introducción de un urbanismo «regulado» en zonas hasta ahora protegidas por otras leyes o la autorización de actividades difícilmente compatibles con una política seria de conservación (pesca, caza, tala). Todo ello acompañado de una estrategia de marketing que vende la Sierra como «atracción verde» para aquellas familias con posibles que quieran instalarse en el «campo».

La misma actitud de desprecio por la conservación del poco patrimonio natural que sobrevive en un espacio sobresaturado de infraestructuras se ha dejado notar también en las políticas de privatización y externalización de los dispositivos de prevención y conservación. Es el caso del cuerpo de bomberos forestales, los retenes de verano o la previsible privatización del Plan de Protección Civil de Emergencia por Incendios Forestales en la Comunidad de Madrid (INFOMA), amén de la reducción de competencias de los guardias forestales.

Pero ¿acaso es este modelo infinitamente reproducible? ¿Cómo puede mantenerse una ciudad que aspira a una incesante reproducción ampliada? Hay ya daños y costes tan evidentes que no se pueden negar. Por considerar un tema especialmente preocupante, Madrid es una de las ciudades de la Unión Europea con mayor índice de contaminación atmosférica, derivada tanto de la fuerte intensidad de su tráfico como de las calefacciones. Como es sabido, todos los veranos y todos los inviernos saltan los niveles de las estaciones de medición alertando de la superación de los umbrales aceptables para la salud. Invariablemente el protocolo del Ayuntamiento consiste en callar primero, luego negar y más tarde «recomendar no hacer deporte al aire libre», aunque la UE y la OMS exijan en estos casos la inmediata interrupción del tráfico. Ozono, nitratos de azufre, óxidos de nitrato y micropartículas de ceniza son, todos ellos, potentes agentes cancerígenos, causantes de centenares de miles de cuadros alérgicos, de extraños asmas infantiles y, de forma cada vez más reconocida, de centenares de muertes prematuras.

De otro lado, en lo que al abastecimiento de agua se refiere, el límite parece haberse sobrepasado ya con creces. El llamado déficit hídrico es noticia cada verano. Y cada verano se barajan las más peregrinas «soluciones»: explotar los acuíferos e inyectarles agua en épocas de abundancia, bombardear las nubes con yoduro de plata para que «llueva a gusto», construir nuevos embalses tanto en Madrid como en la vecina Guadalajara… Obviamente nadie habla de los 33 campos de golf de la Comunidad que consumen tanta agua como medio millón de habitantes o de los nuevos desarrollos urbanísticos dispersos en los que sólo el mantenimiento de la presión de la red consume tanta agua como el municipio de Madrid. Esto no debe ser tocado. Es mejor pensar en la privatización del Canal de Isabel II, aunque esta empresa pública sea completamente rentable, y en abordar la extensión del sistema de abastecimiento para dar cobertura a la demanda generada por los nuevos municipios y sus respectivos desarrollos, que sólo en 2009 supondrán una inversión de 135 millones de euros.

Del mismo modo, poco se piensa sobre la situación energética de la Comunidad. En un territorio caracterizado por una enorme dependencia exterior (que ronda casi el 100 %) y por un consumo en continuo crecimiento (un 91 % en los últimos trece años, del que casi el 70 % se deriva del petróleo) y mientras que algo más de la mitad del consumo energético (el 52 %) se debe al sector del transporte, la política territorial sigue girando en torno a la construcción de nuevas infraestructuras viarias y favoreciendo la urbanización dispersa, que generará una mayor necesidad de desplazamientos. Eso sí, se sigue promoviendo el discurso de lo sostenible haciéndonos a todos responsables del «despilfarro y el derroche», fomentando la ética ciudadana con consejos de ahorro energético, al tiempo que en el sureste de la Comunidad, donde ya están las graveras, las grandes depuradoras y la incineradora, se planifican hasta siete centrales térmicas para hacer frente a la creciente demanda energética. De hecho, en todo este capítulo se debería reconocer que al lado de todas las geografías de la desigualdad que se han descrito en este texto, hay otra más, la geografía ecológica. Una geografía en la que el Norte y el Oeste, las grandes concentraciones suburbanas, disfrutan todavía de un paisaje verde y un aire aparentemente sano (si bien ambos cada vez más degradados). Y una geografía en la que el Sur y el Este tendrán que conformarse con los paisajes industriales, tan familiares en su historia, así como con las nuevas infraestructuras de desecho del metabolismo urbano.”


http://www.observatoriometropolitano.org/manifiesto-por-madrid-critica-y-crisis-del-modelo-metropolitano/iv-territorio-metropolitano-auge-y-caida-del-ciclo-inmobiliario/
snabs
26/02/2015 06:55:02
¡Ya va bien la economía, señores!.

Ya se pueden reformar aceras de Serrano, hacer pisos de lujo en el río y, sobre todo..., ya se están volviendo a desempolvar macrooperaciones de colaboración público-privada: “regalos” que nos hacen de vez en cuando los de las gaviotas para que paguemos todos y disfruten solo unos pocos.

Y es que la economía es sólo de algunos, como pasa con Madrid. ¿No crecemos al 2,4%? - resuenan las carcajadas -. Pues, de esa manera, los problemas de Madrid son que los niños no tienen colegios dignos en Chamartín, que hay que soterrar Chamartín entero para hacer parques a los “pobres e indefensos” niños de Chamartín, soterrarles el nudo norte a esas familias de insigne nombre, ofrecerles un transporte ferroviario adecuado, con nuevas estaciones...¿hace falta seguir?. Supongo que a algún Gorgias le parecerá que sí.

En Villaverde no hace falta soterrar el nudo sur, ni las vías del tren, ni hace falta inversión pública de miles de millones - aparte de los regalos público-privados -. Aquí se arregla todo con las migajas de los fondos FEDER y cuatro gapos en algún ojete.

Así que...¡arreglado!. Ya podemos seguir. ¡Que siga la fiesta!. ¿Que crezca Madrid!...y los del otro Madrid, con el culo mirando a Cuenca.



"La Operación Chamartín obligará a la inversión pública de 2.100 millones



Tras más de un año de negociaciones secretas, la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de la capital y las empresas estatales Renfe y Adif firmaron el 22 de enero un convenio con la promotora Distrito Castellana Norte (conocida antes como Duch; el BBVA posee el 75,5%, y la constructora San José el 24,5%) para extender el paseo de la Castellana 3,7 kilómetros al norte y redibujar un área de 3.114.336 metros cuadrados (similar a la superficie de Sol, Malasaña, Chueca, Ópera y Cortes).

El plan, ideado hace 20 años como Operación Chamartín, prevé hacer 17.699 viviendas, 56 hectáreas de zonas verdes (la mitad del Retiro) y un área financiera con rascacielos tan altos como el edificio Chrysler de Nueva York.

Pero el convenio urbanístico, al que ha tenido acceso EL PAÍS, modifica además autopistas y estaciones de tren y metro, obliga a reubicar manzanas enteras de edificios (algunos protegidos), altera las tuberías que alimentan de agua potable la capital...


Las cifras del proyecto, reveladas a este periódico por fuentes del proyecto, estiman que el BBVA y San José invertirán 4.245 millones (incluidos 1.200 para comprar suelo). Las Administraciones aportarán 2.066 millones. El valor patrimonial del ámbito una vez acabado rondará los 5.900 millones, de los que 1.208 corresponden a suelo en manos públicas.

¿De quién es el suelo? El nuevo convenio sustituye al de noviembre de 2011, de igual forma que el Plan Parcial de Reforma Interior aprobado hace una semana por el Ayuntamiento (que confía en concluir su tramitación antes de las elecciones de mayo) reemplaza el ordenamiento de febrero de 2011, anulado por dos sentencias judiciales en 2013.

Renfe y Adif poseen 1.963.515 metros, pero han firmado un contrato con el BBVA y San José para venderles 1.919.017 metros cuadrados una vez finalice la tramitación del plan urbanístico por 1.200 millones de euros. Serán dueños así del 61,6% del suelo.

Otros 557.205 metros cuadrados (el 17,9%) corresponde a pequeños propietarios. Por tanto, el 79,5% del suelo está en manos privadas, y el 20,5% se lo dividen las tres Administraciones de esta manera: el Ayuntamiento, 319.418 metros cuadrados (10,3%); el Ministerio de Fomento, 148.814 (4,8%); el Canal de Isabel II, 118.250 (3,8%); y la Comunidad, 51.589 (1,7%).

¿Quién pagará las obras? La inversión total prevista asciende a 5.974 millones de euros. En primer lugar, son necesarios 1.204 millones para urbanizar el área y construir infraestructuras (estaciones de tren, canalizaciones de agua, carreteras, etcétera). Ese dinero lo aportan los propietarios del suelo: 964 millones de inversores privados y 240 millones de dinero público. Además, el BBVA y San José deberán pagar, aparte, 138 millones para el metro. Ninguna de estas cifras incluye IVA o el efecto de la inflación.

Una vez el terreno esté listo para construir, la norma urbanística obliga a entregar parte al Ayuntamiento para equipamientos públicos (colegios, polideportivos, hospitales, etcétera). Serán 286.059 metros cuadrados (el 9,4%), sobre los que las Administraciones se comprometen a invertir 1.103 millones en equipamientos a lo largo de 20 años, al ritmo y de la forma que crean oportunos.

El resto del suelo con uso lucrativo albergará 17.699 viviendas y 1.386.175 metros cuadrados de oficinas, tiendas y hoteles.

Construir esos edificios costará 3.529 millones, de los que 2.173 corresponderán al BBVA y San José, 632 millones al resto de propietarios privados, y 723 millones a las Administraciones.

¿Quién gana dinero? El BBVA y San José gastarán 1.200 millones en comprar el suelo de Adif y Renfe, 872 millones en urbanización e infraestructuras, y 2.173 millones en edificios. En total, 4.245 millones. El resto de propietarios privados gastarán 216 millones en urbanización e infraestructuras y 632 millones en edificios; en total, 848 millones. Las Administraciones aportarán 240 millones para urbanización e infraestructuras, 723 para edificios y otros 1.103 millones para equipamientos; en total, 2.066 millones.

El posible beneficio de una operación de 20 años es difícil de cuantificar, pero se calcula que el valor patrimonial final del suelo rondará los 5.900 millones de euros, de los que 1.208 corresponderían a suelo en manos públicas y 3.630 millones a la parte del BBVA y San José (“no sé si será rentable para el banco”, dijo en enero el presidente del BBVA, Francisco González). Aparte, las Administraciones prevén ingresar 3.363 millones por tributos (IBI, ICIO, IAE...) durante todo el desarrollo.

Las obras de urbanización. Prolongar 3,7 kilómetros el paseo de la Castellana (un trecho equivalente al que media de Atocha al museo de Ciencias Naturales) implica demoler viario, mover tierras, pavimentar calles, poner señales, distribuir redes de saneamiento, agua, gas, telecomunicaciones y electricidad, adaptar las zonas verdes... A los costes de urbanización se suman cuatro calles transversales sobre las vías de tren que no se entierren: al final de la calle de Mauricio Legendre; entre la avenida de Llano Castellano y la avenida de Fuencarral a Hortaleza; como continuación de la avenida de Herrera Oria hacia Las Tablas; y en el eje de la calle de Monasterio de Arlanza y la avenida de Santo Domingo de la Calzada (en las cercanías habrá una pasarela peatonal). El coste total asciende a 451 millones, más 26 millones por la afección a servicios ya existentes.

Demolición de edificios. Gran parte de las edificaciones del ámbito serán demolidas. Hay tres inmuebles protegidos por su valor histórico, de los que se conservarán la ermita de Nuestra Señora de Lourdes (en la avenida de Nuestra Señora de Valverde) y los antiguos laboratorios Profiden (en la calle isla de Java). La ermita de San Roque se trasladará prácticamente piedra a piedra.

En cuanto al resto de inmuebles, se verán afectadas la calle de Rodríguez Jaén (“con una alta densidad de uso residencial”), el polígono industrial de Malmea y sus estribaciones hasta el extremo norte del ámbito. También se verán afectadas las instalaciones de Renfe y Adif, el edificio de Correos en Chamartín (que se tirará), la estación de metro de Begoña y las cocheras de la Empresa Municipal de Transportes (el Ayuntamiento recibirá 30 millones para su traslado). Todo ello conlleva un gasto de 179 millones.

El nudo norte. El nuevo paseo de la Castellana se construirá sobre el nudo norte, uno de los tramos con mayor intensidad de tráfico del país (conecta M-30, A-1, M-607 y M-11) y siempre atascado en hora punta, según reconoce el propio convenio. El tráfico se reordenará, duplicando y separando las calzadas para que los vehículos se encarrilen desde la Castellana hacia las autovías antes de llegar a la salida correspondiente. Se construirán vías de servicio a ambos lados de la M-30 y la M-11. En superficie sólo coincidirá, en una glorieta de cuatro carriles, el tráfico de M-30 y Castellana. Se permitirán todos los giros excepto el que va desde la M-30 Este hacia Castellana Sur. El coste previsto asciende a 146 millones, sin incluir expropiaciones de suelo.

El nudo Fuencarral. La Castellana terminará en el cruce con la M-40, M-603 y M-607. Debido a la escasez de espacio, se construirán cuatro estructuras superpuestas sobre la M-607, ampliando los carriles existentes y permitiendo todos los giros actuales excepto el que va de la M-603 a la M-607 o la M-40 (se considera inseguro y se sustituye por una glorieta en la nueva Castellana). La pasarela sobre la M-607 se trasladará 100 metros, y con ella las paradas de autobús. El coste, excluyendo expropiaciones, asciende a 68 millones.

Canal de Isabel II. Se verán afectadas infraestructuras que canalizan el 80% del caudal de agua consumida por la capital. El depósito del Olivar se trasladará a Valdelatas, ampliándolo, y se cambiará el trazado del Canal Alto y el Canal del Atazar, que discurrirán bajo el nuevo paseo de la Castellana. En total, estas actuaciones costarán 81 millones de euros.



Vías de tren bajo tierra y tres nuevas estaciones de metro

Alrededor de la estación de Chamartín se construirá una cubierta sostenida con pilotes sobre un área de 222.700 metros cuadrados de vías, de forma que el tráfico ferroviario transcurra en la cota de 723 metros de altitud, y 10 metros por encima se levanten zonas verdes, calles y parcelas dotacionales.
Se cubrirán tres zonas: un tramo de 12.700 metros cuadrados al sur de Chamartín, entre la estación y la boca de los túneles que llevan a Atocha; un área de casi 200.000 metros cuadrados desde donde terminan los andenes al cruce de las vías con la M-30, llegando hasta el barrio de Begoña; y una zona de 10.000 metros cuadrados de las dos vías que provienen del este. El coste total asciende a 252 millones de euros.
En cuanto al metro, se construirá un tramo subterráneo de tres kilómetros con cuatro estaciones: la de Chamartín, ya existente (líneas 1 y 10), y otras tres nuevas a lo largo de la prolongación de la Castellana. Dos estarán en la continuación del eje de Agustín Foxá, y la última en el extremo norte del ámbito (esta dispondrá de una vía adicional hacia el oeste para unirla algún día con la línea 10). El coste total se estima en 138 millones de euros, que no pagarían en este caso los propietarios del suelo, sino el BBVA y San José, para soslayar así uno de los motivos del veto judicial al plan anterior.”

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/02/25/madrid/1424898213_013250.html
snabs
27/02/2015 15:57:53
Ahora, a venderlo por el norte. Su granero.

Lo que no se es si se imaginan que en el sur, de momento, también leemos los periódicos.



"La sociedad promotora Distrito Castellana Norte Madrid (DCNMadrid) explicará a los vecinos el proyecto de ampliación del madrileño Paseo de la Castellana, que abarca distritos como Fuencarral-El Pardo, Hortaleza y Chamartín, entre otros, que suman una población superior a los 500.000 habitantes. Se trata del mayor proyecto de actuación urbanística, medioambiental y social realizada en los últimos 20 años en España y la gran renovación del norte de Madrid, según sus promotores.

Para ello, DCNMadrid ha equipado una unidad móvil que, a modo de stand itinerante, se instalará en los distritos de la zona norte de la capital a partir de mañana sábado 28 de febrero de 2015. “Es una acción muy singular, que tiene por objeto no sólo explicar a los vecinos y a los miembros de sus asociaciones vecinales, patronales y colegios de la zona el proyecto de modernización y recuperación de un área de más de 3 millones de metros cuadrados, sino hacerles partícipes también de los pormenores de dicha actuación e intercambiar con ellos ideas y sugerencias en torno al proyecto”, señala el presidente de DCNMadrid, Antonio Béjar.

La unidad móvil está equipada con paneles informativos, diversos sistemas de audio y vídeo, sala de conferencia y reuniones y abundante material informativo. Contará con un equipo técnico y de animación para explicar el proyecto, recoger datos y realizar las actividades lúdicas programadas para los visitantes más pequeños de los colegios de la zona.

DCNMadrid señala que “la actuación de tendrá en cuenta las necesidades y expectativas actuales de los vecinos de los barrios limítrofes, priorizando la vertebración de los distritos con la nueva ordenación, a través de una malla de interconexiones que entrelace los diferentes núcleos de población”. Supondrá, además, “una profunda remodelación del sistema de equipamientos, servicios, transportes y comunicaciones para toda el área de influencia. La zona de intervención se encuentra ahora semivacía, con sistemas de infraestructuras inconexos, barrios fragmentados y con escasez de zonas verdes”.

La sociedad promotora afirma que DCNMadrid “supondrá importantes beneficios para la economía local, regional y nacional, ya que durante su desarrollo se generarán unos 121.000 puestos de trabajo y beneficios económicos para las administraciones públicas superiores a los 3.360 millones de euros, que se revertirán en mejoras en infraestructuras y otros servicios ciudadanos”. El proyecto se ha diseñado desde el firme compromiso con el desarrollo sostenible, “con estándares muy por encima de lo que marca la ley, y se ha dado una gran importancia a la aplicación de criterios de sostenibilidad, con una apuesta decidida por la movilidad en el transporte, tanto público como privado”.

El 80 por ciento del suelo intervenido se destinará a infraestructuras públicas para uso y disfrute de los madrileños, con más de 560.000 metros cuadrados de espacios verdes (superficie equivalente a 56 estadios de fútbol), equipamientos sociales, servicios urbanos y una vía ciclista con una longitud de 12,8 kilómetros."


http://observatorioinmobiliario.es/Blog/index.php/urbanismo/distrito-castellana-norte-madrid-explica-a-los-vecinos-la-mayor-transformacion-de-madrid-en-los-ultimos-20-anos/
M@rco
28/02/2015 05:46:53
Consejo.

Si quiere que sus opiniones tengan mayor efecto sobre los visitantes, debería resumir las noticias y hacer vínculo al diario en cuestión. Copiando la noticia entera -sobre todo cuando son tan extensas-, despista al personal y resta atención a sus pretensiones, que son única y exclusivamente amoldar a sus intereses y tergiversar hasta la saciedad mis comentarios, usted sabrá con qué fin. Analíceselo.

Ahora coja esta frase, y con la varita mágica y unas chispas de imaginación -de eso anda sobrao-, haga con ella. Recuerde: ataque breve y conciso.

De nada.
snabs
28/02/2015 21:25:26
Si jode, lo siento.

¿Y tu eras el de las lecturas en oblicuo?


El vinculo esta puesto, muchacho. El mundo de la construcción es lo que tiene.
M@rco
01/03/2015 05:37:05
Jaajajaa ... "No jode quien quiere, si no quien puede", y tú estás muuuy lejos de poder

El mundo de la construcción -al norte, al sur, al este y al oeste-, tiene eso y más. Ya lo irás descubriendo con la ayuda de los que tanto saben.
snabs
01/03/2015 06:38:34
Ya te veo, ya!

Muy interesante lección de retórica, por cierto. Se ve que la practicas. Pero, ya que te dedicas a decir a la gente dónde y cómo tiene que escribir, búscale mejor acomodo.

¡Por sus frutos los reconoceréis!.
snabs
01/03/2015 16:43:31




"La esquina es pobre. La gente es pobre. Las casas tienen los frentes descascarados. Junto a un sonriente rostro de Coca Cola, alguien escribió con tiza: Viva Albizu Campos. Un ciego avanza con rostro impasible, mientras hace sonar las monedas dentro de un envase de lata. La esquina es pobre”1.

En las siguientes líneas no pretendo desarrollar un exhaustivo análisis sobre qué es el movimiento vecinal o cuáles son las causas de la desigualdad territorial, pues sería un objetivo demasiado ambicioso; pretendo, exclusivamente, apuntar algunas de las ideas fundamentales sobre cómo el movimiento de lucha por la dignidad de los barrios señala y visibiliza las diferencias de clase en términos territoriales, las fronteras de Madrid: norte-sur, centro-periferia… Para concluir, y a fin de ilustrar estas diferenciaciones, presentaré algunos datos estadísticos comparativos.

Intentaré además plantear algunas preguntas acerca del sentido de la lucha por la igualdad territorial o sobre si es el movimiento vecinal un frente de transformación social en la actualidad, pues vivimos tiempos en los que la lucha política queda a veces reducida estrictamente a la cuestión electoral. Considero pues que ahora más que nunca resulta imprescindible mantener presente la dimensión crítica de la lucha vecinal y señalar que una de las dimensiones fundamentales de lucha y transformación social anticapitalista es la lucha contra la desigualdad territorial, pues no se ha superado la lógica de acumulación del capital y seguimos por tanto siendo “testigos de la mayor fragmentación del espacio social urbano en barrios, comunidades y una multitud de microentornos urbanos”2.

¿Cómo se expresa el conflicto social en términos territoriales en Madrid?

Es clave comprender que el movimiento de barrios surgió en los años sesenta y setenta como una clara expresión del movimiento obrero, vinculado a los procesos de industrialización de las áreas periféricas de las ciudades.

La explotación capitalista operaba y opera en los barrios como lugares de reproducción de la fuerza de trabajo según la máxima capitalista del menor costo: situando en zonas industrializadas a las grandes masas de población procedentes de zonas rurales empobrecidas, organizando la vida cotidiana sin tener en cuenta sus intereses y sí los del capital: “La lucha por la ciudad fue por tanto, en primer lugar, la fragua de una doble identidad entre los vecinos de esos distritos y barrios que igualmente eran, en su mayoría, trabajadores de fábricas”3.

Efectivamente, nacieron las asociaciones de vecinos allí donde no llegaban siquiera los autobuses o no había servicios colectivos, donde las condiciones de vida eran condiciones de subsistencia, donde la única alternativa estaba en que los ciudadanos participaran en la gestión municipal y asumieran cierto control del funcionamiento de la ciudad: “Todo lo demás, es decir, todo lo necesario para hacer de aquella isla industrial un barrio habitable con condiciones de vida digna estaba por hacer. Y nadie lo iba a hacer si no eran sus propios vecinos, porque para el régimen el sur de la capital era la sala de máquinas, un almacén de mano de obra invisible y silenciosa, agradecida, porque el hambre apretaba”4.

Se produjo así una contradicción entre la vigencia de satisfacción de las necesidades colectivas por parte de las clases populares y la existencia de una regulación económica y social destinada a mantener las condiciones sociales vigentes en los barrios, de reproducción de la mano de obra al menor costo posible. Esta regulación era (y es) un instrumento legal al servicio del capital para maximizar la explotación y asegurar la existencia de un sistema que persiste hasta nuestros días: desigualdad entre los barrios céntricos y periféricos en términos de calidad y cantidad de los servicios públicos, distribución de los recursos, gestión del suelo, condiciones de vivienda y habitabilidad de los espacios, formas de participación… Allá donde el punto de partida fue “un barrio que nació del barro”, se siguen reproduciendo las mismas desigualdades.

Se produce la paradoja de que a medida que se profundizaba en las demandas articuladas por la clase trabajadora a través de los movimientos vecinales, se facilitó una total desregulación de los servicios públicos, y que además, el aumento de los salarios (rentas que se recuperaban a través del consumo) consiguieron integrar progresivamente a las clases populares en el espejismo del consumismo, haciéndoles concebir el movimiento vecinal como un fin en sí mismo y no como un medio a través del cuál la clase trabajadora podría emanciparse en su condición de clase social explotada en el sistema de producción.

El reto reside, en que la generación que hoy se expresa con posterioridad a aquellos “hijos e hijas de la transición”, sepa recuperar ese horizonte, sepa volver a expresar sus demandas desde una perspectiva de clase, que manifieste, de nuevo, que la lucha de clases se expresa también en la morfología de la ciudad, en clave de centro y periferia del sistema. De este modo, los movimientos de lucha por la dignidad de los barrios serán socialmente transformadores, pues cuestionan directamente los modos de vida a que están sometidas las grandes masas de población en las grandes ciudades capitalistas (consumismo, solipsismo, individualismo, despolitización…).

La educación y la desigualdad territorial, un ejemplo

Comentaba Álvaro Santamaría en un artículo publicado en este mismo blog (“La universidad y las castas”) que la educación era un sistema que perpetuaba las desigualdades de clase, desigualdades que es posible observar, en términos de génesis histórica, en la composición demográfica de los barrios y municipios de Madrid. Desde el enfoque territorial ya se han enunciado algunas claves para comprender las causas de la desigualdad. A continuación, me limitaré a situar varios ejemplos comparativos sobre los niveles educativos que se expresan en la ciudad de Madrid:

En el distrito de Villaverde (situado al sur de la ciudad, limite con Leganés) la cifra de quienes no completaron siquiera la primaria triplica la de universitarios. Concretamente, la cifra de personas sin estudios o que no saben siquiera leer o escribir es de 31.6 %, mientras que con estudios universitarios es un 11.35 %.

En este mismo perfil social se sitúa Usera, donde la cifra de personas que no saben leer o escribir o no completaron siquiera la primaria es de 32,69%, mientras que las personas diplomadas o Licenciadas es de 11,53%. O Carabanchel con un 32,69% y 11,53% respectivamente. También tienen cifras similares barrios como Tetuán.

Sin embargo, en distritos como el barrio de Salamanca las cifras se invierten: un 9,26% no terminaron la primaria frente a un 42,53% de titulados universitarios, cuadruplicando la cifra. O Chamberí con un 9,9% y un 41,82%, respectivamente. O Fuencarral- El Pardo con 15,84% y 34,62%.

Extraer conclusiones de los datos señalados sería una reiteración de todo lo expuesto en las anteriores líneas. Sin embargo, y para concluir, sí quiero justificar su uso, pues el acudir a estadísticas “objetivas” para dar fuerza al argumento es un recurso que no todas tienen que utilizar, los que vivimos en esos espacios de exclusión (queda por decir mucho, por ejemplo, de la vivencia como mujer), nos vemos obligadas a blindar los argumentos a fin de evitar demostraciones de poder que, nuevamente, reproduzcan las desigualdades.”



http://cafeydebate.com/2014/10/al-margen-de-madrid-el-movimiento-de-barrios-y-la-desigualdad-territorial/
snabs
03/03/2015 12:42:09
¡Albricias!.

¡Ya sale el arcoiris en el reino del pegamento-cola!. Y, como no, en el norte. ¿Por que tienen un modelo diferente?. -se escucha la carcajada por Teruel-.

"Según explicó el presidente de la Junta de Compensación de Valdebebas, César Cort, a los medios de comunicación, a pesar de que los problemas del planeamiento madrileño se han cebado con Valdebebas (paralización de desarrollos urbanos por la caída del Plan General de Ordenación Urbana y anulación del proyecto de reparcelación del barrio, cuya revisión fue aprobada definitivamente en el mes de enero), los promotores del ámbito, no solo siguen trabajando sino que han posicionado a Valdebebas como "el punto de salida de la crisis del sector, gracias a un modelo de desarrollo distinto al resto, donde han primado la innovación, el diseño y la calidad del espacio urbano".

Jorge Serrano, gerente de la entidad explicó la situación del ámbito, en el que está previsto que se construyan unas 13.500 viviendas en total. Actualmente, están construidas unas 5.000, a las que se sumarán otras 1.100 en régimen de promoción libre en los próximos meses. En cuanto a la vivienda protegida, una vez agotada la oferta de suelo existente, la Junta de Compensación va a poner en mercado suelo para 350 viviendas VPPL de los mil pisos que resultarán de la reordenación de usos de la 'pastilla comercial', aprobada recientemente.

También se espera poner en uso durante los próximos años el millón largo de metros cuadrados de uso terciario con que cuenta el barrio, especialmente relacionados con la Ciudad de la Justicia y la Terminal 4 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid- Barajas (que estará unida mediante una pasarela monumental al barrio), y construir un centro comercial de 56.000 metros cuadrados edificables. El barrio también contará con equipamientos singulares, como el parque forestal Felipe VI, que se abrirá al público a finales de este mes de marzo; el parque urbano, cuyas obras comenzarán este verano; la ampliación de los Recintos Feriales de Ifema; y el remate de la Ciudad Deportiva del Real Madrid.

Pero es el Campus de la Justicia el proyecto que más dinamizará el barrio, ya que provocará que, diariamente, acudan a la zona unas 25.000 personas, además de 3.000 funcionarios de la administración de Justicia. Desde mediados de febrero, se encuentra en concurso de redacción de proyecto. Según Silvio Escolano, arquitecto colaborador de la Dirección General de Justicia de la Comunidad de Madrid, el proyecto, que está previsto que se construya para 2019, se construirá sobre una parcela de 2.500 metros cuadrados que albergará un número aún indeterminado de edificios de hasta ocho alturas en donde se ubicarán las 28 sedes judiciales actuales que están diseminadas por la capital. Sufragará el proyecto un adjudicatario privado que se hará con la gestión por 30 años, incluidos los de redacción y construcción del complejo, por el que invertirá más de 1.000 millones. A cambio, se hará con la gestión de los servicios del campus y recibirá un canon anual del Gobierno regional. Las sedes, que ya no serán obligatoriamente redondas, estarán concentradas a lo largo de la gran parcela. Se construirán un gran edificio para el Tribunal Superior de Justcia de Madrid, que contará con auditorio e importantes dependencias, y un área penal cerca del túnel de servicios, ya construido. El Instituto de Medicina Legal se pondrá en funcionamiento junto a los nuevos inmuebles. Con este proyecto, el Gobierno regional se ahorrará los alquileres de la mayor parte de las sedes judiciales alquiladas en las que está hoy día instalado.

En el aspecto educativo, la dinamización de la 'pastilla comercial' desbloqueará la construcción del colegio privado Joyfe, al que se sumarán las obras de un colegio público en 2016. En transportes, el barrio cuenta con una línea de autobús de la EMT y negocia una segunda línea. Cuenta con una estación de Cercanías que está cerrada al público, aunque está prevista su apertura con la Ciudad de la Justicia, y tiene reservado un espacio para que, si es necesario, llegue el Metro Ligero o un tranvía a la zona. A ellos se suman 27 kilómetros de carriles bici.

Concha Martín, consejera de la asociación de vecinos de Valdebebas, ha expresado que está siendo una experiencia ilusionante participar en el desarrollo desde cero de su barrio. Explicó que están reivindicando ante las administraciones la instalación de los servicios públicos básicos, como colegios, centros de salud y transportes, ya que están previstos, pero llegan muy lentamente.”


http://www.madridiario.es/distrito/hortaleza/parque-forestal-de-valdebebas/-vivienda/campus-de-la-justicia/pastilla-comercial/junta-de-compensacion-de-valdebebas/420413
Mostrando del 41 al 60
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
-AÑADE AQUI TU COMENTARIO-
Foros > Foro Vecinal > Agravios comparativos de Villaverde



(C) AAVV El Espinillo 2003

© Designed by DreamTeam