Foros > Foro Vecinal > Historias de VillaVerde ¡¡¡NO QUEREMOS PARAR!!!


Hay 11 visitantes activos
Respuestas: 2470. Mostrando del 221 al 240
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124
-AÑADE AQUI TU COMENTARIO-
Web Espinillo
03/03/2004 11:42:10
Historias de VillaVerde ¡¡¡NO QUEREMOS PARAR!!!
Ultima respuesta:
12/11/2017 18:56:41
Es una cierta obsesión (en sentido positivo) de este web mostrarnos a nosotros mismos –primero- y, creyéndonoslo nosotros, a los demás, la fuerza que puede tener una masa de personas haciendo ciertos esfuerzos en la misma dirección. Zamora no se ganó en una hora y nada es sencillo, pero de momento hemos aplicado esta idea directamente desde el equipo del web en dos acciones concretas:

*Envío de emails al periódico 20Minutos (en el que quizá equivocamos el destinatario, ya que parece que ese periódico realza lo que puede los horrores de VillaVerde –no está mal para reivindicar que mejoren cosas malas- pero no tiene mucha simpatía por mostrar las virtudes o cosas positivas del distrito)

*Coordinación de las iniciativas antiolores y antirruido que hay desplegadas por las comunidades y comercios colaboradores

Os animamos a proponer cosas en este sentido y os comentamos una idea a ver qué os parece, a ver si habría personas interesadas en ella. Por aquí hay gente que escribe muy pero que muy bien. También hay una mezcla muy interesante entre personas que llevan toda su vida en VillaVerde con otras que han llegado en los últimos años o meses, o que están a punto de llegar. ¿qué os parecería utilizar toda esa diversidad para escribir un pequeño libro, digamos una “recopilación de pequeñas historias en VillaVerde”? Podría estar compuesto por capítulos y que cada internauta interesado escribiera uno, con absoluta libertad en la extensión, la temática concreta, etc? Lo único, que tuviera un nexo con VillaVerde. Podría ser realidad o ficción, a definir. El resultado se publicaría aquí, quedaría como un símbolo.
¿qué os parece? ¿variaciones a la idea? ¿Paz, Espinete, Gonza, Angel NS, Tomi, Angel, jarc54, M@rco, Jely, Raul, Vicky, Anais, Maribel, Chavo, ........ y un largo etcétera con todos los asistentes a este espacio de VillaVerde?

M@rco
07/11/2006 13:34:09
Unas vistas aéreas de la zona en cuestión en los años 1956, 1999 y 2004. En casa tengo una del Rancho en pleno auge de expansión, antes de que la M-40 pasara por encima de él. A ver si mañana me acuerdo y la pongo.

1956



1999



2004


userano
07/11/2006 16:14:54
No conocía Villaverde ni su frontera con Usera hasta que me llegó la hora de casarme. Casualmente encontré publicidad de unos pisos en construcción y visité la caseta de ventas. Los pisos, muy cerca del poblado de Torregrosa y encima de la avda de S. Martín de la Vega tenían muy buena pinta, no eran demasiado caros y lo que más me gustó fue lo del parque lineal del manzanares, me convencieron de que la zona iba a cambiar muchísimo. Así que compré la casa y la verdad, poco visité la zona hasta que me dieron el piso y cuando ya tenía las escrituras en una mano y las llaves en la otra... no se de dónde, comenzaron a aparecer yonkis por todas partes, una noche sobre la acera debía haber como treinta tirados por la acera. Además había un tostadero de café que periódicamente tiraba por su chimenea un humo asqueroso que te impedía respirar.
Hice lo que pude para solucionar los problemas, me entrevisté con el Delegado del Gobierno en Madrid para explicarle la solución y conseguí la promesa de que tirarían una fábrica abandonada que servía a los yonkis de refugio, también conseguí que la policía patrullara algo más la zona... con el tiempo la fábrica cerró, hicieron más pisos, bueno, y aquí seguimos, tratando de solucionar muchos más problemas pendientes, pero contentos por lo mucho que hemos conseguido entre todos los vecinos.
Un saludo a todos.
M@rco
29/11/2006 10:56:43
Lo prometido es deuda. Vista aérea del poblado marginal conocido como el "Rancho del Cordobés", allá por el mes de septiembre de 1978.



Y nuevas fotos cortesía de Coyote en

El Rastro de Madrid
http://www.espinillo.org/foros/forompm.php?foro=21&tem=2888&pagina=4
M@rco
30/11/2006 16:10:15
Fenicia llegó hasta Madrid

Hallados en Villaverde Bajo restos de cerámica púnica con una rúbrica hecha con granito en el siglo IX antes de Cristo.

EL PAÍS, domingo 26 de noviembre de 2006
RAFAEL FRAGUAS, Madrid

Una cerámica con una firma fenicia rubricada con grafito en torno al siglo IX antes de Cristo, insólita en el interior de España, ha sido descubierta junto con dos grandes cabañas de alto valor antropológico y arqueológico en la excavación de un paraje denominado Las Camas, en Villaverde Bajo, junto al futuro nuevo barrio del Arroyo de Butarque, a unos nueve kilómetros de la Puerta del Sol. Así lo confirmó Jorge Morín, de 39 años, doctor en Arqueología por la Universidad Autónoma de Madrid, que ha coordinado allí, durante dos años, una excavación de unas 30 hectáreas. Junto a Morín han participado como codirectores Ernesto Agustí y Mario López. Los restos encontrados proceden de la primera edad del hierro y pueden dar un vuelco a las investigaciones sobre la presencia púnica en España,muy ceñida al litoral costero mediterráneo-atlántico.

Los vestigios datan del siglo IX antes de Cristo y consisten en una cerámica rubricada con un signo fenicio semejante a la H, con un punto bajo su pie, que signaba la inicial de nombres propios como Aníbal o Amílcar.

Según explica Luis Alberto Ruiz Cabrero, especialista en civilización fenicia y profesor de Historia Antigua de la Universidad Complutense, “lo normal solía ser que los propietarios de ajuares de cerámica, generalmente comerciantes ágrafos o analfabetos, los signaran con un aspa o cruz, pero la particularidad de este testimonio es su personalización con rúbrica”. A juicio de Ruiz Cabrero, “la presencia de un documento fenicio en las inmediaciones de Madrid podría explicarse por su traslado a cargo de un viajante fenicio” —no iletrado— “que hubiera seguido la ruta ganadera y de la sal, ya que ambas coincidían, y que conectaba el litoral atlántico onubense con el norte de España”. Un ramal hacia Madrid habría traído hasta aquí la piedra inscrita.

Para el arqueólogo Jorge Morín: “Las Camas debió de ser un centro metalúrgico de importancia de la primera edad del hierro, ya que hemos encontrado también dos grandes cabañas, una de ellas de unos 40 metros de longitud por ocho y la otra, un poco menor, que revelan que pudo tratarse de una gran factoría”. Metales, cerámica, instrumentos domésticos —hasta medio millón de fragmentos— y una cantidad similar, también ingente, de restos de semillas y de animales jóvenes forman parte de los materiales descubiertos.

El arqueólogo ha contado con un equipo de hasta un centenar de personas, entre biólogos, geólogos, químicos, analistas, expertos en semillas, además de historiadores, documentalistas y arqueólogos. Los trabajos en Villaverde han sido sufragados por la Junta de Compensación del Arroyo Butarque y comenzaron hace dos años con una serie de prospecciones, seguida de sondeos que culminaron con la apertura de una excavación de unos 300.000 metros cuadrados.

Fuente:
www.elpais.es




M@rco
19/12/2006 07:53:32

M@rco
03/01/2007 11:29:14
Juan Azcárate Luxán y Paloma Arroyo Waldhaus, del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Servicios a la Ciudad del Ayto. de Madrid, nos invitan, a través de un maravilloso artículo publicado en los Anales del Instituto de Estudios Madrileños, a conocer las causas que llevaron a la desaparición de uno de los arroyos más representativos que cruzaba, de Oeste a Este, el territorio de VillaVerde.
Es de obligada lectura para los amantes de nuestro pasado más reciente, así que ya estáis tardando en sumergiros en las profundidades del Arroyo Butarque.

Vaya por delante mi agradecimiento personal a los autores, por la atención que han prestado a esta página y por hacer partícipes de vuestro artículo a todo VillaVerde

EL ARROYO DE BUTARQUE: HISTORIA DE UNA DESAPARICIÓN

RESUMEN
El arroyo de Butarque constituye un significativo ejemplo del proceso de regresión que históricamente han sufrido los cauces fluviales del municipio de Madrid. El análisis cartográfico y de fotografía aérea llevado a cabo permite seguir la evolución temporal de este arroyo del sur de Madrid, desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad. En el estudio se identifican los principales factores que han determinado su progresiva fragmentación y su paulatina desaparición del paisaje urbano para transformarse en colectores subterráneos conectados con la red de saneamiento municipal. Finalmente se discuten las consecuencias de este proceso, tanto desde el punto de vista hidráulico al desaparecer una vía natural de drenaje de escorrentías pluviales, como desde la perspectiva ecológica y social como pérdida de un elemento ligado históricamente al patrimonio cultural del distrito de Villaverde.

Palabras clave: arroyos, arroyos urbanos, Butarque, Villaverde, urbanización.

ABSTRACT
Butarque stream constitutes a significant example of the historic regression process undergone by the fluvial courses within the Madrid municipality. The cartographic and aerial photography analysis carried out allows to monitor the evolution through time of this South Madrid stream, from about the middle of XIX century to nowadays. In the survey, the decisive factors of the stream progressive fragmentation and conversion into underground sewers connected to the municipal sewerage network have been identified. Finally, consequences of this process are discussed, both from the hydraulic point of view, due to the loss of a natural network system of storm drainage, as from the ecological and social perspective, due to the disappearance of an element historically linked to the cultural heritage of Villaverde district.

Key words: streams, urban streams, Butarque, Villaverde, urbanization.

1 INTRODUCCIÓN
La continua presión a la que se ve sometido el territorio con el paso del tiempo afecta a todos los ámbitos de éste, involucrando al conjunto de elementos naturales del entorno en un ciclo de continuos cambios con consecuencias que, en numerosas ocasiones, dificultan su supervivencia. Este es el caso de numerosos arroyos naturales del término municipal de Madrid, que se ven directamente afectados por el vertiginoso desarrollo urbanístico y el planeamiento de las nuevas zonas urbanas por las que discurren.

Esta situación ha provocado en muchas ocasiones la desaparición en superficie de cauces de arroyos, empobreciendo, por tanto, la red municipal de drenaje de escorrentía urbana y provocando una pérdida de elementos naturales de interés ambiental. Distintos estudios (1 y 2), hacen referencia a este proceso de progresiva desaparición de los arroyos urbanos de Madrid y a las diversas consecuencias que de ella se derivan.

Los cambios en el uso del suelo experimentados en la periferia de la ciudad de Madrid provocan que entornos naturales o de carácter rural, como era el caso de Villaverde, se conviertan en áreas netamente urbanas o industriales, en una drástica transformación que acaba por crear un espacio de difícil cabida para zonas verdes o cursos de agua naturales.

El devenir de los acontecimientos en los que el desarrollo urbanístico descontrolado es el protagonista, origina episodios como el que se expone en el siguiente artículo, que describe la evolución en el tiempo del arroyo de Butarque a su paso por el término municipal de Madrid. Este es un caso más de los que con seguridad se podría encontrar en el ámbito de los arroyos naturales urbanos.

2 OBJETIVOS
El objetivo principal de este artículo es ilustrar con un ejemplo concreto el fenómeno de regresión que sufren los arroyos integrados en ámbitos urbanos y periurbanos, en los que el fuerte desarrollo urbanístico les aboca, en muchos casos, a la desaparición. El artículo tiene por objeto describir cronológicamente la fragmentación y desaparición del arroyo de Butarque a su paso por el distrito de Villaverde del municipio de Madrid y constatar la vinculación de este arroyo con un pequeño tramo en la zona de desembocadura que, con el paso del tiempo, ha sido considerado en la cartografía como un arroyo totalmente diferente denominado arroyo de la Bulera.

3 METODOLOGÍA
La metodología empleada se basa principalmente en la comparación de cartografía y fotografía aérea de forma que sea posible seguir la evolución temporal del arroyo de Butarque. La herramienta de tratamiento de la información ha consistido en un Sistema de Información Geográfica (ArcGIS) que permite, tras un proceso previo de digitalización y georreferenciación de los planos desde 1875 hasta nuestros días (3), elaborar una serie de mapas esquemáticos que, a modo de escenarios sucesivos, reflejan de forma sencilla y fiable las fases de desaparición del arroyo.

Asimismo, se han recopilado aquellos textos y testimonios que pueden aportar luz acerca del papel que ha jugado el arroyo en la vida y la cultura de la zona y de la relación que en épocas pasadas tenía el arroyo con los habitantes del lugar. Por otro lado, se ha llevado a cabo un trabajo de campo para analizar la situación actual y realizar un diagnóstico de las principales afecciones existentes en el arroyo de Butarque y en el actualmente denominado arroyo de la Bulera.

4 TRANSFORMACIÓN DEL ARROYO DE BUTARQUE

4.1 Recorrido original (previo a 1846)
El arroyo de Butarque nace en Alcorcón, en la denominada Fuente de la Canaleja. Atraviesa la zona septentrional de Leganés de oeste a este y se introduce en Villaverde, una vez pasada la intersección con la carretera de Toledo. Finalmente desemboca en el río Manzanares en la zona limítrofe con el municipio de Getafe.

La longitud total del arroyo de Butarque es de 19.600 m aproximadamente, de los que un 25 % correspondería al actual término municipal de Madrid (Distrito de Villaverde). Como es frecuente en numerosos cursos de agua, el arroyo de Butarque presenta distintas denominaciones asociadas a determinados tramos de su recorrido, así, podemos encontrar la toponimia “arroyo de la Canaleja” para el tramo inicial, “arroyo Bueno” en el tramo de entrada a Villaverde y “arroyo de la Bulera” para el tramo de la desembocadura.

Se ha estudiado el trazado del arroyo antes del inicio de las obras del ferrocarril Madrid-Aranjuez, dado que se ha considerado éste como el momento clave en el proceso de urbanización de Villaverde. Una primera descripción del arroyo en esta época la podemos encontrar en el Diccionario Geográfico Estadístico Histórico de España, de Pascual Madoz (1946) (4), que, en el apartado correspondiente al término “Butarque”, incluye el siguiente texto: “comprende el santuario de la Virgen del mismo título, y los altos cerros de igual nombre, de cuyas vertientes se forma el arroyo llamado también Butarque, que atraviesa en dirección oeste a este la vega y huertas de Leganés y las de Villaverde; cruza la carretera general de Andalucía, el proyectado camino de hierro de Aranjuez y desagua en el Manzanares”.

Sin embargo es la cartografía histórica la que refleja con detalle el recorrido original del arroyo y la que permite reconstruir su trazado en los tramos hoy desaparecidos. En este sentido ha resultado de especial utilidad el mapa de la provincia de Madrid de Francisco Coello (5) de 1847, que contiene un recuadro de Madrid y sus contornos, el de Lezcano y López (6) de 1846 y los planos esquemáticos aportados por López Marsá (7) que representan la formación del pueblo de Villaverde a finales de la edad media.

La información recogida de estas fuentes se ha integrado en la Figura 1, que refleja la situación del arroyo de Butarque a su paso por el actual término municipal de Madrid antes de la construcción del ferrocarril, mediado el s.XIX. En esta figura puede observarse la continuidad del arroyo a su paso por el territorio, solo interrumpida por las intersecciones con las vías de comunicación de Madrid – Toledo y Madrid – Andalucía. En esta época, Villaverde seguía siendo un pueblo rural, dedicado a la agricultura fundamentalmente, tanto de regadío como de secano y la industria más importante era la fabricación de teja, de gran calidad.

La principal conclusión que cabe extraer de esta reconstrucción es la constatación de que el actual arroyo de la Bulera no es sino el tramo final del antiguo arroyo de Butarque, que, poco antes de su incorporación al río Manzanares, cambia de dirección debido a la topografía natural del terreno para discurrir de forma casi paralela al río en su tramo final. De hecho, existen numerosos planos posteriores que continúan dando a este último tramo la denominación de arroyo Butarque, como el plano de José Grasés (8) o el del Servicio Geográfico del Ejército de 1981 (9).

Desde 1846 hasta la actualidad, Villaverde vive una serie de acontecimientos y transformaciones urbanísticas que repercuten directamente sobre el arroyo de Butarque, llegando a ocasionar su práctica desaparición. Este proceso ha tenido lugar de forma progresiva a partir de un hecho que implicó el cambio del carácter rural de esta zona: la construcción de la vía férrea que enlazaba Madrid con el sur de España. Pueden establecerse distintos períodos característicos dentro de esta evolución:

4.2 Período 1846-1920
En este período se sientan las bases para la industrialización de Villaverde y su conversión funcional en periferia y prolongación de Madrid. La inauguración de la línea Madrid-Aranjuez en 1851 (aunque el inicio de las obras de su construcción data de 1846) fue el detonante para terminar con la fisonomía rural que presentaba Villaverde hasta ese momento. No obstante, el carácter rural del territorio se conserva, en cierta medida, hasta 1920. A finales del s. XIX se completa el tendido ferroviario iniciado con la línea Madrid-Aranjuez-Alicante, trazándose el ferrocarril que unía Madrid-Ciudad Real-Badajoz y Madrid con la frontera portuguesa. Así pues, tres líneas ferroviarias cruzan Villaverde y ello conlleva las necesarias instalaciones de enlace, ramificaciones, apeaderos de trenes de mercancías y creación de estaciones y talleres. Todo ello hace de Villaverde un lugar atractivo para la implantación de industrias, produciéndose a partir de 1900 una primera fase de desarrollo industrial con la instalación de industrias siderúrgicas en los ejes de carretera Villaverde-Vallecas, carretera Andalucía y accesos del ferrocarril. El núcleo urbano de Villaverde no cambia mucho pero van apareciendo los futuros barrios por la llegada de inmigrantes que trabajan en las nuevas fábricas y talleres ferroviarios.

Las fuentes cartográficas de mayor relevancia que permiten ilustrar la transformación del terreno experimentada en este período son los planos 1:50.000 del Instituto Geográfico Nacional correspondientes a los años 1875 y 1916, así como otros documentos cartográficos de este instituto (planimetrías y hojas kilométricas) elaboradas en este período. Igualmente resulta muy ilustrativo el plano de Madrid y sus alrededores, de José Grasés y Riera (10), que permite observar con detalle el recorrido del arroyo. El carácter rural del primer tramo del arroyo de Butarque a su paso por la zona norte del antiguo núcleo de Villaverde se refleja con detalle en el mapa específico de esta villa que se incluye en el Plano de Madrid y Pueblos Colindantes, de Facundo Cañada (11) de 1900.

En la Figura 2 se observa como el arroyo de Butarque ha quedado ya fragmentado y en parte entubado en su tramo medio por la intersección con las nuevas vías férreas. El tramo incial, que aún conserva un aprovechamiento rural en el límite norte del núcleo de Villaverde, queda totalmente desvinculado del tramo final. Esta zona de desembocadura comienza a adquirir un carácter de cauce independiente que se ve reforzado por su denominación particular de arroyo de la Bulera. Sin embargo hay que señalar que la toponimia de este último tramo como arroyo de la Bulera es probablemente anterior al proceso de desconexión, dado que ya aparece en las hojas kilométricas elaboradas en 1860 para la topografía catastral de España (12). La denominación posiblemente se deba a la existencia de un pequeño núcleo de viviendas con el nombre de La Bulera que se encontraba próximo a la desembocadura y que, por extensión, dio nombre a esta parte del arroyo de Butarque. Este hecho, como ya se ha comentado, es frecuente en los cursos fluviales.

4.3 Período 1920 - 1975
A partir de la década de los 30, Villaverde experimenta un importante auge urbanístico, con la aparición de nuevos barrios, si bien con una dotación de infraestructuras muy precaria. Tras la guerra civil, en la que Villaverde sufre una importante destrucción, la Obra Sindical del Hogar construyó una serie de colonias caracterizadas por bloques de viviendas uniformes y de baja calidad. El paisaje rural deja paso definitivamente al fabril y constructivo que corresponde al núcleo industrial de primer orden en que se convierte la zona, con un índice de concentración de industrias que llega a ser tres veces superior al del resto de Madrid. La identidad de Villaverde como periferia de la gran ciudad cristaliza con la incorporación de Villaverde al municipio de Madrid en 1954.

A partir de 1940 se produce un asentamiento de grandes fábricas como los talleres industriales de Boetticher (1942), Marconi Española (1945), Aristrain o Barreiros, todos ellos íntimamente ligados al desarrollo de Villaverde. Este tipo de industrias demandan una gran ocupación de suelo y crean focos independientes en el entorno del ferrocarril, provocando la desaparición del tramo de arroyo situado al oeste de la vía férrea. Puede distinguirse una segunda fase industrialista, de 1955 a 1975, en el que se diversifica el tipo de industrias, perdiéndose la tradicional dedicación siderometalúrgica. Estas nuevas empresas son muy numerosas pero su exigencia de suelo es menor. Se ordena la actividad industrial en polígonos industriales y existe una fuerte demanda de trabajadores.

El incremento de las zonas industriales, acompañado por la proliferación de colonias dedicadas a viviendas para los obreros propició la expansión de la urbanización hacia el oeste y el norte, hasta formar un solo conjunto con el antiguo núcleo de Villaverde. Esta expansión urbanística está, lógicamente, acompañada por un fuerte crecimiento demográfico. En el período de 1955 a 1975, la población del distrito pasa de 75.000 hab. a más de 200.000 hab., con un crecimiento máximo en la década de 1955-65. La aparición de nuevos y populosos barrios es uno de los hechos más significativos de esta etapa.

La cartografía que puede servir de base para seguir la evolución del arroyo de Butarque durante este período es muy abundante. No obstante, cabe destacar las cinco ediciones sucesivas (1932, 1937, 1944, 1962 y 1969) de los planos 1:50.000 del Instituto Geográfico Nacional. También merece destacarse por su nivel de detalle (escala 1:10.000) los planos elaborados en 1957 por el Instituto Geográfico Catastral (13). Además de las fuentes cartográficas, a partir de finales de los años 50 se cuenta con otra valiosa herramienta para el estudio de la evolución del arroyo como son las fotografías aéreas (14). Así, en la fotografía correspondiente a 1968 se aprecia con claridad como la zona final, aguas abajo de los talleres de RENFE, todavía cuenta con un recorrido poco afectado por el desarrollo y superior en longitud a los 2 Kilómetros, incluso se aprecia un pequeño cauce afluente en su margen derecha que aparece en algunos planos con el nombre de reguero del Salobral.

La Figura 3 refleja la situación del arroyo de Butarque al finalizar esta etapa de intenso desarrollo y transformación del territorio. En ella puede observarse como el arroyo ha quedado reducido en superficie a un pequeño tramo inicial a la entrada en el distrito y al tramo final que aparece después de los talleres de RENFE.

4.4 Período 1975 – 2003
Desde 1975 se aprecia una deceleración del desarrollo industrial y urbano en Villaverde. La crisis hace mella en este distrito, cuya población experimenta un estancamiento con tendencia a la baja que se mantiene hasta la segunda mitad de los años 90, en los que vuelve a apreciarse un crecimiento probablemente asociado al fenómeno de la inmigración.

Se mantiene el proceso de regresión en los tramos superior e inferior a los que ha quedado reducido el arroyo de Butarque. El tramo de entrada en el municipio desaparece al urbanizarse el extremo occidental del distrito, fundamentalmente ocupado por equipamientos municipales como zonas verdes y el polideportivo de la Plata y Castañar. El arroyo de Butarque procedente de Leganés queda por tanto integrado a la red de saneamiento nada más entrar en el término municipal de Madrid. Resulta interesante describir las características generales de este sistema de saneamiento que ha sustituido al arroyo de Butarque en su función de transporte del caudal hasta el río Manzanares. El colector más antiguo recibe el nombre de Butarque I, y sigue de forma aproximada el antiguo recorrido del arroyo hasta llegar a la estación depuradora del mismo nombre (ERAR Butarque). Un colector de menor importancia, denominado Real de Pinto, parece seguir el trazado del antiguo arroyo de Malvecino. En el año 2000 se construyó un segundo colector (Butarque II) con objeto de paliar la falta de capacidad de la red existente ante la expansión urbanística experimentada en el entorno de Carabanchel Bajo y Leganés. El caudal transportado por el arroyo, junto con aguas residuales procedentes de Carabanchel y Leganés, se distribuye entre ambos colectores (Butarque I y II) mediante una cámara de reparto ubicada anexa a la carretera de Toledo, en la zona limítrofe de los municipios de Madrid y Leganés. Esta cámara cuenta con un aliviadero que, en períodos de lluvia en los que el agua transportada por el arroyo excede la capacidad de los colectores, vierte a un depósito de tormentas regulador de 27.000 m3 de capacidad.

La futura urbanización de las zonas de Alcorcón y Leganés pertenecientes a la cuenca vertiente del arroyo de Butarque pueden hacer insuficientes estas infraestructuras hidráulicas, exigiendo la construcción de otros dispositivos de alto coste que minimicen los riesgos de inundación en caso de avenidas. Así pues, Butarque constituye un claro ejemplo de las consecuencias que tiene la desaparición de los arroyos urbanos como elementos hidráulicos funcionales para el desagüe natural de las aguas pluviales en episodios de tormentas.

En lo que respecta al tramo final del arroyo, denominado arroyo de la Bulera, queda desconectado y mermado de su régimen de caudales naturales por la construcción de la red de Saneamiento en Villaverde. No obstante se mantiene inicialmente al margen del desarrollo urbanístico y convive con un aprovechamiento de huertas que ha permanecido en un pequeño tramo hasta prácticamente nuestros días. La desaparición del arroyo en esta se produce por la construcción de nuevas infraestructuras viarias, como la carretera de circunvalación M-45 o el nuevo trazado de la Nacional A4 de Andalucía. Así pues, este tramo queda en la actualidad reducido a un pequeño curso de aproximadamente 1.100 m que, en su parte final, discurre por el límite territorial con el municipio de Getafe para desembocar en la margen derecha del río Manzanares. A pesar de su breve recorrido pueden distinguirse dos zonas diferenciadas. Desde su aparición hasta el cruce con un paso sobre el arroyo denominado puente del Ventorro nos encontramos con la existencia de numerosas huertas y pequeñas fincas valladas que impiden el acceso al cauce. A partir de este puente el arroyo presenta un lamentable estado, con numerosos vertidos de escombros y residuos. Se observa vegetación de ribera de porte arbustivo y un desarrollo incontrolado de la vegetación herbácea, en unas condiciones de conservación muy deficientes. El arroyo pasa junto a un pequeño asentamiento denominado La Bulera o El Ventorro y, tras atravesar la carretera M-301, queda muy encajonado por dos taludes de fuerte pendiente al darse una ocupación de las riberas por naves industriales adyacentes y por una carretera de acceso a las mismas. En la zona de desembocadura existe más espacio y podría constituir un entorno de cierto interés paisajístico mediante una adecuada actuación sobre la vegetación. Existe en la actualidad un proyecto de canalización de este último tramo promovido por la Comunidad de Madrid (15) que incluye unas muy necesarias operaciones de limpieza y acondicionamiento pero que, lamentablemente, también comprende la construcción de un canal rígido de hormigón que impiden la dinámica natural del arroyo, desvinculándolo de su entorno y convirtiéndolo en un mero colector a cielo abierto.

Los vestigios de vegetación de ribera aún existentes permiten evocar el valor ambiental del antiguo arroyo de Butarque. La desaparición de este arroyo ha privado al barrio de Villaverde de un elemento ecológico de conexión con el parque lineal del Manzanares y cabe por tanto hablar de unas consecuencias ambientales que se suman a las hidráulicas ya señaladas anteriormente.

Las fuentes documentales empleadas para seguir la evolución del arroyo en este período son similares a las descritas en el apartado anterior. Únicamente hay que añadir la ortofoto digital tomada por satélite y correspondiente a 2001 (16), que proporciona un enorme nivel de detalle.

En conclusión, la situación actual del arroyo de Butarque a su paso por el municipio de Madrid que muestra la Figura 4 es de práctica desaparición en superficie, (85 % del cauce original) y solo en la toponimia de la zona, como la calle Arroyo Bueno que se encuentra sobre el antiguo trazado o los nombres de los colectores principales y de la estación depuradora de Butarque, queda un recuerdo de este pequeño arroyo que en su día atravesaba todo el territorio. Paradójicamente, el elemento que inició el proceso de desaparición del arroyo de Butarque en el municipio de Madrid, el ferrocarril, puede convertirse finalmente en el elemento vertebrador de un corredor verde, ya que el proyecto urbanístico de la Gran Vía de Villaverde concluido en 2004 contempla unir el barrio con el parque del Manzanares mediante un gran pasillo verde construido encima de las actuales vías del tren.

5 RELACIÓN DE VILLAVERDE CON EL ARROYO DE BUTARQUE
Los habitantes de un territorio se relacionan con el medio que los rodea, bien con fines de aprovechamiento o de esparcimiento, de forma que, con el transcurso del tiempo, determinados elementos naturales como los arroyos pasan a formar parte del patrimonio cultural e histórico del lugar. Por esta razón, se ha considerado importante realizar una breve revisión de la historia de Villaverde desde el punto de vista de su relación con el arroyo de Butarque.

Se han buscado aquellas referencias directas o indirectas sobre el arroyo en textos antiguos y en obras dedicadas a la historia del distrito de Villaverde y Usera (17, 18 y 19), para poder entender su papel dentro del contexto social del entorno y así poder valorar la importancia de lo que actualmente se ha perdido.

Villaverde es una zona rica en yacimientos arqueológicos, muchos de los cuales presentan una localización que pone de manifiesto la antigüedad de los vínculos existentes entre el arroyo de Butarque y los sucesivos asentamientos humanos del entorno. A continuación se mencionan aquellos restos arqueológicos que se han considerado más relevantes desde este punto de vista.

Existen numerosos testimonios de pobladores prehistóricos del paleolítico en Villaverde, entre los que cabe destacar, por su ubicación cercana al recorrido del arroyo de Butarque, los yacimientos de las trincheras de la estación de Ferrocarril de Villaverde Bajo y el de los Rosales (20). También son relevantes los que se encuentran en las proximidades de la zona de desembocadura de este arroyo, en la margen derecha del río Manzanares. Del período calcolítico o edad del cobre (s. IV a.C.) merece destacarse el poblado del Ventorro (21), en el tramo de confluencia del arroyo de Butarque y el río Manzanares.

Ya en época histórica, resulta de interés las denominada villas hispanorromanas de Villaverde, que datan de los siglos I – II d.C., y que se encontraban sobre el trazado de una antigua vía romana que iba desde el puerto de la Fuenfría a Titulcia y Aranjuez. Según las investigaciones de Andreu (22), existió una importante villa en el área denominada “Factoría Euskalduna”, que se encuentra muy próxima al tramo medio del antiguo cauce del arroyo, en su margen izquierda.

De la época medieval cabe reseñar el traslado del núcleo original a un lugar más alto y menos húmedo, al abrigo de las posibles crecidas del río Manzanares. Este traslado tuvo lugar alrededor del s. XIII-XIV y el emplazamiento elegido (actualmente el centro antiguo de Villaverde alto) se situó cercano a los arroyos de Butarque y Malvecino (también denominado arroyo Horcajo), con la nueva denominación de Villaverde. De hecho, una de las teorías existentes sobre la toponimia de Villaverde atribuye el nombre a la frondosidad del paraje dada su situación geográfica entre ambos arroyos. Así pues el arroyo de Butarque es un elemento determinante en la primera configuración urbana del núcleo de Villaverde, limitando su expansión por el norte. Existen numerosas referencias de la existencia de huertas en las vegas del arroyo de Butarque y del aprovechamiento que estas hacían de los recursos hídricos del arroyo mediante pozos y norias.

Es interesante indicar que, tal y como recoge Viñas y Mey (23), en las Relaciones de los pueblos de España ordenadas por Felipe II en 1576, a la cuestión relativa a si el lugar es “abundoso o falto de aguas”, se responde que “Y es abundoso de agua este dicho lugar, porque de invierno pasan por el dos arroyos, y de verano uno, y se halla el agua somera en los pozos”. Sin embargo, en posteriores cuestionarios, como el realizado para el Catastro del Marqués de la Ensenada a mediados s. XVIII no aparece alusión alguna al arroyo, por lo que hay que concluir que la importancia del arroyo de Butarque para los habitantes de Villaverde en la época en que éste atravesaba sus tierras no merecía una especial consideración por su parte.

El traslado de la capitalidad a Madrid en 1561 y el consiguiente crecimiento urbano condicionó la actividad de Villaverde como centro de abastecimiento de trigo y como localidad especializada progresivamente en la elaboración de pan. También Villaverde juega un papel en el abastecimiento de carne de la capital ya que los ganados utilizados hasta el s. XVIII llegan a pie y se planteaban, entre otros problemas, la necesidad de pastos antes de entrar en el matadero. Este sistema exigió arrendar una serie de dehesas en las proximidades del núcleo urbano, situándose una de ellas en Villaverde. Recuerdo de esta actividad es el actual parque público llamado Dehesa Boyal y por el que discurría el antiguo cauce del arroyo de Butarque.

En el siglo XVIII, Villaverde seguía manteniendo un carácter rural pero, al constituir un lugar de paso de la corte en sus desplazamientos a Aranjuez, se inician una serie de transformaciones que comprenden la aparición de fincas y casas nobles, la mejora de los caminos y paradores y, en general, el crecimiento de la población. Dentro de esta lenta evolución de lo rural a lo urbano existen hechos puntuales que resultan curiosos desde el punto de vista de la conservación de los elementos naturales asociados al arroyo como la destrucción de una hermosa alameda que, conforme a la documentación aportada por López Marsá (24), fue necesario llevar a cabo para suministrar leña a las tropas francesas durante la guerra de la Independencia.

Sin embargo no es hasta mediados del siglo XIX cuando, a raíz de la construcción de la vía férrea, tiene lugar la auténtica transformación de Villaverde, con un vertiginoso desarrollo urbanístico que, tal y como quedo descrito en el apartado anterior, implicó la progresiva desaparición del arroyo de Butarque.

Los apuntes históricos aquí recogidos ilustran como el arroyo de Butarque, además de constituir un elemento de interés ambiental y de funcionalidad hidráulica, ha estado ligado a la historia y actividad de la sociedad del distrito de Villaverde. Cabe por tanto asignarle, dentro de su modestia, cierto valor como elemento del patrimonio cultural y de identidad del territorio merecedor de haber sido conservado.

6 CONCLUSIONES
Las principales conclusiones que cabe extraer del presente estudio son:

El arroyo de Butarque ha experimentado un acusado proceso de desaparición a su paso por el distrito de Villaverde. En los últimos 150 años ha perdido aproximadamente 7.300 metros, lo que supone un 85 % de su recorrido original.

El proceso de desaparición del arroyo no está ligado tanto al crecimiento del antiguo núcleo de Villaverde Alto como a la intensa transformación que sufre la zona a partir de la creación en la segunda mitad del s. XIX del eje ferroviario. La vía férrea actúa como motor de desarrollo y provoca una progresiva pérdida del arroyo hacia el este y oeste.

La fragmentación del arroyo ha provocado que su tramo final se haya considerado como curso independiente (arroyo de la Bulera) cuando realmente se trata de la desembocadura original del arroyo de Butarque.

La desaparición del arroyo en superficie supone la pérdida de un elemento funcional de drenaje de escorrentía urbana que ha obligado a construir infraestructuras hidráulicas para el control de posibles avenidas. La progresiva urbanización de Leganés puede implicar la ejecución de costosas actuaciones para solventar la ausencia de cauces naturales que conecten con el río Manzanares.

La desaparición del arroyo también supone una pérdida del patrimonio natural y cultural del distrito de Villaverde dado que, a lo largo de la historia, el arroyo ha tenido un papel como elemento de interés ambiental y social ligado al territorio.

Reseñas bibliográficas:

1.-MIGUEL AGUILÓ, El agua en Madrid, CAM. Consejería de Obras Públicas y Transportes, Madrid, 1983.
2.-AYUNTAMIENTO DE MADRID, Estudio de la situación actual y diagnosis de afecciones de los arroyos naturales del municipio de Madrid, Dirección de Servicios de Agua y Saneamiento. Madrid, 2003.
3.-INSTITUTO GEOGRAFICO NACIONAL, Hoja 559 Madrid. Escala 1:50.000 , Madrid, Ed. 1875, 1916, 1932, 1944, 1963, 1983 y 2000.
4.-PASCUAL MADOZ, Diccionario Geográfico Estadístico Histórico de España, Madrid,1846.
5.-FRANCISCO COELLO, Atlas de España y de sus posesiones de ultramar. Contornos de Madrid 1:100.000, Madrid, 1847.
6.-LEZCANO; LÓPEZ, Plano de Madrid. Cercanías de Madrid. Madrid, 1846.
7.-F. LÓPEZ MARSÁ; A. DÍEZ DE BALDEÓN, Historia de Villaverde, Ayuntamiento de Madrid. J.M. de Villaverde. Madrid, 1986.
8.-JOSÉ GRASÉS Y RIERA, Plano de Madrid y sus alrededores, Madrid, 1901.
9.-SERVICIO GEOGRÁFICO DEL EJÉRCITO, Hoja Madrid. Escala 1:25.000 , Madrid, Ed. 1981.
10.-op. cit.
11.-FACUNDO CAÑADA LÓPEZ, Plano de Madrid y Pueblos Colindantes, Madrid, 1900.
12.-INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL, Planimetrías (1875) y hojas kilométricas (1860) correspondientes a Villaverde, Servicio de Archivo. Madrid.
13.-AYUNTAMIENTO DE MADRID, Plano de Madrid en 16 hojas. Escala 1:10.000. Año 1957 (Instituto Geográfico Catastral). Gerencia Municipal de Urbanismo. Madrid.
14.-INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL. Fotografía aérea correspondiente a 1968 y 1985. Servicio de Fototeca
15.-COMUNIDAD DE MADRID. Proyecto de canalización del arroyo de la Abulera (Getafe-Madrid).Consejería de Medio Ambiente, Madrid. 2002.
16.-AYUNTAMIENTO DE MADRID. Ortofoto digital del término municipal de Madrid 2001. Gerencia Municipal de Urbanismo. Madrid. 2002
17.-Mª I. GEA ORTIGAS. Historia de los distritos de Madrid: Usera y Villaverde. Ed. La Librería. Madrid 2002.
18.-LÓPEZ MARSÁ, Op. cit.
19.-F.J. PASTOR MUÑOZ. Usera. Historia y Cultura. Ed. La Librería. Madrid 2003.
20.-J. PÉREZ DE BARRADAS.; P. WERNET. El Almendro. Estación cuaternaria en el valle del Manzanares (Villaverde, Madrid). Boletín de la Real Soc. Española de excursiones XXVII (1919), págs.238-269.
21.-M. PRIEGO; S. QUERO. El ventorro, un poblado prehistórico de los albores de la metalurgia.
Estudios de Prehistoria y Arqueología Madrileñas, 8. 1992.
22.-E. ANDREU MEDIERO; J. MARTINEZ PEÑARROYA, Hallazgos en el entorno de la villa hispanoromana de Villaverde, Revista Arqueohispania, nº 10. 1999.
23.-VIÑAS Y MEY, Relaciones de los pueblos de España ordenadas por Felipe II.Instituto Balmes. CSIC. Madrid. 1949.
24.-Op. cit.

Azcárate Luxán, Juan & Arroyo Waldhaus, Paloma.
Ayuntamiento de Madrid. Área de Gobierno de Medio Ambiente y Servicios a la Ciudad










Acceso al artículo en formato PDF

http://www.espinillo.org/barrio/historia/arroyo-butarque/articulo.pdf
Pavlemadrid
07/01/2007 12:30:53
Impresionantes imágenes en las 15 páginas, he flipado....

Alomejor algún día pongo yo una foto de la Avenida de Andalucía en los 80, aqui en la Ciudad, cuando había puentes en vez de semáforos.
Coyote
08/01/2007 05:11:45
De nuevo nuestro buen amigo César Mohedas nos cede dos de las fotos de su impresionante colección personal.

Apeadero de Villaverde Alto (22/01/1935)



Estación de Villaverde Bajo (01/1922)



En ambos casos creo que es fácil orientarse pero si hay dudas las explicaremos en detalle...

Otra vez, ¡¡mil grácias César!!


M@rco
08/01/2007 07:57:48
Qué le puedo a decir a César que no le haya dicho ya. Desde VV ¡¡ UN MILLÓN DE GRACIAS !!

@Pavlemadrid … ¿alomejor? Esa palabra no aparece en el diccionario al uso de los VillaVerdinos, así que ya estás tardando en enviar la imagen.

Ahora en serio, me alegro que hayas disfrutado con el hilo. Es de lo que se trata, que lo paséis bien con las imágenes a la vez que recuperamos la historia del distrito. Mientras te decides a enviar la foto, dejo una serie cronológica de las pasarelas superiores “compartidas” entre los barrios de Ciudad de los Ángeles, Oroquieta y Espinillo. Su función era más que evidente a la vista de las imágenes aéreas. Permitir cruzar con el mínimo riesgo la desdichada Carretera de Andalucía.

Comenzamos nuestro paseo en el año 1978. Las imágenes muestran dos de las pasarelas que han acompañado a los barrios arriba mencionados durante un largo período de tiempo. La primera de ellas permitía cruzar desde La Ciudad ¿a…….? Yo personalmente sólo la utilizaba para perseguir a los que nos robaban el balón. Si les echabas mano antes de llegar a la zona “cero” bien. En caso contrario, era preferible darse media vuelta. Bueno, en honor a la verdad también era muy usada por los que cogían, justo bajo la pasarela, el autobús en dirección al centro.
En la parte superior de la Crta. de Andalucía se aprecia el terreno baldío, foco de chabolismo y gran escombrera sobre el que posteriormente se levantaría lo que hoy conocemos como El Espinillo. En la parte inferior podemos observar los edificios que jalonan la entrada al barrio de La Ciudad de los Ángeles. En la glorieta de acceso al mencionado barrio, un majestuoso plátano nos daba (nos sigue dando) la bienvenida.



La segunda de las pasarelas prestaba servicio a Oroquieta (también llamada Colonia Lucentum) a la altura de Correos, y a la Ciudad de los Ángeles, relativamente cerca de la actual comisaría de VillaVerde. En la parte inferior de la foto se observa el descampado sobre el que posteriormente se construiría la calle Gigantes y Cabezudos, sede oficial del mercadillo de los jueves



Damos un salto de siete años y aparecemos en 1985. Poco, por no decir nada, ha cambiado al norte de la Ctra. de Andalucía. Mientras tanto, en el barrio de La Ciudad se lleva a cabo la reforma de la calle Gigantes y Cabezudos, poniendo con ello orden en el caótico modo de aparcar que se producía en la mencionada vía. La pasarela y el plátano, compañeros inseparables



Tampoco 1985 es un año de grandes cambios para Oroquieta. Por desgracia, ninguno lo ha sido. Al sur de la Ctra. ya es un hecho la apertura de Gigantes y Cabezudos a todo lo largo de La Ciudad.
En esta imagen, las secciones del viario nos ayudan a apreciar la espectacular distancia que existe entre las fachadas de los barrios mencionados.



Otro saltito a semejanza de los canguros y nos situamos en 1992. Por fin se llevan a cabo las obras de urbanización de El Espinillo y nos quedamos sin excusa para no usar la pasarela. Todos queremos saber como van las obras de nuestras viviendas y el nuevo barrio, sobre todo los fines de semana, se llena de vecinos que acuden, como abejas atraídas por la miel, a ver en vivo y en directo como se construye la que será su nueva morada.
La rampa de subida a la pasarela, desde La Ciudad, es engullida por los árboles de gran porte que antaño existían. He oído que los alérgicos se alegraron por su desaparición, y les entiendo.
Y el plátano ….



En Oroquieta, los espacios interbloques reciben ¡por fin¡ una pequeña remodelación. Cierto es que pocas posibilidades de actuación ofrece una zona tan abigarrada y densa, si previamente no se demuelen manzanas enteras. Pero como no todo en esta vida se soluciona con obras ¿qué tal una inyección de ayudas en lo social?
Esta imagen fue tomada un jueves, y seguro que alguno me sabe decir qué lo hace tan evidente.



Año 1995. Llegamos al final de un recorrido en el que, de la mano de dos históricas pero horrendas pasarelas, hemos conocido pequeñas anécdotas de tres ámbitos de nuestra villa.
Ojalá que, los que os habéis criado como yo a la vera de estos espeluznantes artilugios de metal y hormigón, sigáis teniendo muy viva su imagen en vuestras mentes. En caso contrario, espero que estas imágenes os hayan ayudado a recordar algo que, por muy “pasado” que sea, nunca debemos olvidar.





Y los plátanos …..



Pues esto, esto, esto es todo amigos. Espero que hayáis disfrutado durante el paseo virtual y un consejo: no os vayáis muy lejos que la fiesta continúa
M@rco
09/01/2007 09:41:13
¿Soy el único que ha conocido esas pasarelas?

En fin ... me muevo p'al norte. Aquí os dejo, sobre imagen cartográfica, el Puente de la Princesa en los años 60, con las vías del tranvía que lo recorrían desde Marcelo Usera y Antonio López hasta la plaza de Cibeles atravesando, obviamente, Legazpi.



En detalle



Aaaaaaaadios.
trans17
09/01/2007 13:33:26
Hola marco, yo también las he conocido, aunque cruzarlas daba "miedo" por el más alla que era Oroquieta, yo vívia en la Ciudad y ahora he cruzado la carretera y vivo al lado de la estación de Villaverde Bajo.

Un recuerdo, aunque lejano, era ver parejas de la guardia civil en las pasarelas, sería a mediados de los años 70, decían que vigilaban para cuando pasaba Franco.

Parezco un abuelo y "solo" con 38 años.

Gracias por las fotos, tu información y esta web
QueSiqueSi
09/01/2007 14:05:05
Marco, no has sido tú el único que ha conocido las pasarelas. Yo recuerdo una vez que íba con mi hermana y mi madre al Cruce, al centro de especialidades, que había una manifestación, estábamos bajando el "puente del bocadillo", por la parte de las escaleras, cuando parte de los manifestantes empezaron a bajar corriendo por las mismas, no sé si os acordais, pero no cabía el pie holgadamente.

Una curiosidad, Oroquieta no es conocido también por Lucentum. Su verdadero nombre es Lucentum Oroquieta, en honor al fundador del barrio. Un empresario que tenía una fábrica en la carretera de Villaverde a Vallecas y que construyó viviendas para sus trabajadores en el barrio, para que no tuvieran que desplazarse desde lejos, que ahora lleva su nombre. Son las del Liceo Oroquieta.
M@rco
09/01/2007 14:35:47
Marco, no has sido tú el único que ha conocido las pasarelas

Lo imaginaba, ha sido para pinchar al personal por que mira que cuesta arrancaros historias del barrio.

trans17, yo he vivido prácticamente toda mi vida en la Ciudad. Con 28 años me vine al Espinillo y hasta ahora. Aunque somos de la misma quinta, no recuerdo haber visto nunca a los señores de verde.

Gracias por las anédoctas
Prado
09/01/2007 18:38:00
Marco que yo tambien las he conocido ehhhhh, por cierto la del Cruce de Villaverde teniamos que llevar un bocadillo para poder cruzarla de lo larga que era, pero para susto la del Doce de Octubre que cuando pasaba alguien un poco rapido se movia como si hubiera un terremoto, imagina, vas al médico muy asustado casi siempre porque imponia mucho eso de ir a que te viera el especialista del Doce, y plaf vas por la pasarela y se mueve como si aquello fuera un terremoto de 9.1 en la escala de Rhicter ni te cuento lo que nos daba, vamos que cuando llegamos al final entre unas cosas y otras casi nos llevaban a urgencias.

Pero las pasarelas de Villaverde tambien tienen su historia, servian para poner pancartas y convocar muchas cosas, eso si hasta que llegaba la guardia civil y las quitaba y no solo eso en las movilizaciones de Barrerios (hoy Peugeot), eran la ....., subian incluso los caballos de la poli, pero bueno los trabajadores que conocian su distrito como la palma de la mano sabian lo que habia que hacer, esas pasarelas han formado parte de nuestra vida durante muchosssssss años, hoy ver la Avd. es una alegria, pero aquella carretera incluida sus pasarelas vivieron nuestras historias que son a pesar de todo muy bellas.

Por cierto Marco ¿habría posibilidad de encontrar como estaba la carretera antes de poner el puente sobre la vía de Sancris?, esa sería otra historia de nuestro Villaverde cuando incluso no había agua en los nuevos barrios y teniamos que ir a por ella a un lugar que se llamaba Casa Soria debajo de lo que hoy es el puente junto al parque de Santa Petronila donde estaba la única fuente.

Saluditos.
rosa_mrtg
09/01/2007 19:12:09
Es verdad, por eso le llamábamos el puente del bocadillo, jeje, que tiempos.
También es cierto lo del puente del doce de octubre, que antes se llamaba primero de octubre, había que agarrarse de lo que se movía
M@rco
10/01/2007 05:52:57
De la construcción de S. Cristobal (1959), existe esta foto que publicó Coyote en la página 14.



En primer término la fabrica de la Norah y algunos detalles como el campo de fútbol, el parque...y esa casa blanca en el centro de la imagen que a ver si alguien nos dice que era...
M@rco
10/01/2007 06:10:12
Detalle de la pasarela del Doce de Octubre




De la Historia del hospital









Todo ello, extraído de

http://www.h12o.es
jandriya
10/01/2007 07:44:47
Que bueno!
Gracias por estas historias. A vosotros os pareceran cosas cotidianas que vivisteis hace tiempo, pero a mi que soy nueva en el barrio me encanta leerlas e imaginarme como era esto entonces.
Un saludo!
M@rco
11/01/2007 09:15:13
El sur de madrid, fotos de la Guerra Civil tomadas en abril de 1939, colección Deschamps

Sur de Madrid



Barricada en una panificadora de Usera, foto de Kati Horna, 1937



Estación de Villaverde Bajo



Milicianos en el sur de Madrid



Nidos de ametralladoras situados en las pequeñas elevaciones existentes en los terrenos en los que hoy se asienta el polígono industrial de Villaverde, detalle de un plano parcelario delos años 50 Historia del Distrito de Villaverde, ed. Everest



Imágenes publicadas en:
http://madrid1936.es

Pd.
Este hilo sólo pretende mostrar imágenes del pasado de VillaVerde, y en este caso también de Usera. No se admitirán discusiones políticas.

M@rco
12/01/2007 16:17:33
Tomeu nos envía unas bellas imágenes de El Espinillo desde las alturas.









A ver si se anima y nos describe un poco los rincones y las vistas que se ven en las fotos
Mostrando del 221 al 240
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124
-AÑADE AQUI TU COMENTARIO-
Foros > Foro Vecinal > Historias de VillaVerde ¡¡¡NO QUEREMOS PARAR!!!



(C) AAVV El Espinillo 2003

© Designed by DreamTeam