Foros > Rastro de Madrid > Memorias de Madrid


Hay 4 visitantes activos
Respuestas: 1397. Mostrando del 21 al 40
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70
-AÑADE AQUI TU COMENTARIO-
Coyote
16/01/2006 18:25:31
Memorias de Madrid
Ultima respuesta:
11/02/2017 12:27:12
Inauguro este hilo para contar pequeñas y grandes historias de nuestra ciudad y todo aquello que podamos encontrar sobre el pasado de Madrid. Como inicio, una imagen antigua del sitio que da nombre a este rincón: El rastro de Madrid



Espero (junto al personal de la web) vuestras aportaciones.

Coyote
02/02/2006 08:59:37
Casa de la Villa

Plaza de la Villa, 5.

Debido a la escasa importancia que tuvo Madrid desde sus orígenes, el Concejo de la Villa no tuvo un inmueble propio hasta bien entrado el siglo XVII, por tanto, una vez establecida ya la Corte. De esta manera, las primeras reuniones del ayuntamiento se celebraban en una pequeña sala capitular situada encima del pórtico de la parroquia de El Salvador, en la calle Mayor, frente a la plaza de su nombre.

El 19 de agosto de 1619 celebró el ayuntamiento su primera sesión en la casa que había sido de Juan de Acuña (presidente del Consejo de Castilla) situada en la Plazuela de San Salvador, hoy Plaza de la Villa. En 1629, casi sesenta años después de la primera instalación de la Corte en Madrid, Felipe IV concedió licencia al Ayuntamiento para labrar sobre la dicha casa de Juan de Acuña, un edificio que le sirviera de sede, función que sigue desempeñando actualmente.

El edificio, concebido también como Cárcel de Villa, fue construido a partir de 1644 según proyecto del arquitecto Juan Gómez de Mora aprobado en 1629. Tras la muerte de Gómez de Mora en 1648, José de Villareal continuó con la construcción del edificio siguiendo en lo sustancial las trazas del proyecto original, si bien es cierto que integró el recinto entorno a un patio central. Tras la muerte de Villareal, las obras fueron acabadas por Teodoro Ardemans y José del Olmo en 1696.

A lo largo de su historia, la Casa de la Villa ha sufrido varias reformas; la más significativa es la que realizó el arquitecto Juan de Villanueva en 1789, el cual añadió la galería de columnas que da a la calle Mayor con la finalidad de permitir a los reyes presenciar el paso de la procesión del Corpus. Otra actuación a destacar fue la construcción en 1915 del pasadizo que conecta el ayuntamiento con la Casa de Cisneros, obra del arquitecto Luis Bellido.

En su interior, es digno de destacar la escalera de piedra, adornada con tres tapices del siglo XVII; el salón de audiencias, el de sesiones, y la antigua capilla decorada con frescos de Antonio Palomino.

A principios del XX








Años 40

Coyote
09/02/2006 15:07:25
Seguimos...

Puerta del Sol

Para situarnos nos ponemos en el Km. "cero", o sea el "centro" de España, donde empiezan todas las carreteras nacionales, el centro geográfico se ubica en el Cerro de los Angeles.

Estamos en la Puerta del Sol, de espaldas al Edificio de la Comunidad de Madrid - que en principio fue Casa de Correos, después Ministerio de Interior y Dirección de Seguridad del Estado - y ahora Palacio de la Comunidad de Madrid

En el año 1520, y los nobles y esforzados castellanos de Toledo, Segovia, Avila y otras muchas poblaciones, capitaneados por buenos y valientes caballeros, peleaban en defensa de las libertades populares.

Y como buscaran los comuneros el apoyo de los Concejos, Don Juan Padilla, por encargo de Toledo, escribió a Madrid una carta, que en el Archivo Municipal debe conservarse, cuya data es la del 25 de febrero de 1520, pidiendo auxilio, que prontamente le otorgaron los generosos madrileños.

Así en armas se alzó el pueblo de Madrid, en pro de las Comunidades, capitaneado por el bachiller Gregorio del Castillo, y por Don Juan Negrete, diputado de la collación de San Ginés.

En lo más moderno de la villa construyeron fortificaciones, barricadas y fosos, y en el oriental lindero de la población dicen unos historiadores que los rebeldes levantaron un castillo, y afirman otros que convirtieron en fortaleza la puerta allí existente, en cuyo arco representábase un Sol, tal vez porque miraba a Oriente.

De cómo pelearon los comuneros de Madrid son buena prueba los combates reñidos junto a la citada puerta y la toma del Alcázar, donde a la bizarría del interino alcaide Don Pedro de Toledo y de la alcaidesa Doña María de Lago, se opusieron el fiero e irresistible empuje de los madrileños, mandados por Castillo y Negrete, cuyos nombres debieran figurar en el Congreso de los Diputados, junto a los de Padilla, Bravo y Maldonado.

Este castillo o puerta, que de conservarse sería un monumento a la Libertad, fue, según cuenta López de Hoyos, derribada el año 1570 para dar amplitud y desahogo a tan principal salida de Madrid.

Su emplazamiento debió de ser, aproximadamente, el que hoy ocupa la estación del Metropolitano, de frente a la que hoy es la Carrera de San Jerónimo.

La piedad regia, movida por una epidemia que despobló Madrid, alzó, entre la calle de Alcalá y la Carrera de San Jerónimo, un hospital, fundado no sabemos si por Enrique IV o por los Reyes Católicos, que Carlos I habilitó para soldados y criados de la real Casa, bajo la advocación del Buen Suceso, con lo que se memoraba al milagroso hallazgo que, en las montañas de Cataluña, hicieron los hermanos obregones de una imagen de la Virgen.

Este hospital fue derribado en 1854, para alzar otro con idéntica finalidad y nombre en la calle de la Princesa.

Frente al Buen Suceso, de pobre y antiestética traza, lucía una bella fuente, hasta que en 1616 fue sustituída por otra con la estatua de Diana, y a la que el zumbón vecindario bautizó con el nombre de la "Mariblanca". Puestos de carne y verduras contribuían a hacer poco apetecible el lugar.

Siglo XVII, fuente de la Mariblanca


Al fondo la Iglesia del Buen Suceso


El espacio que actualmente ocupa el Palacio de la Comunidad de Madrid era antes un amasijo de casuchas, en número de treinta o cuarenta. Otras edificaciones semejantes formaban la callejuela del Cofre.

La entrada de la calle Espoz y Mina era la lonja del convento de la Victoria, y la que es ahora la calle del Correo, fue antaño el comienzo del convento de San Felipe el Real, cuyas gradas fueron escena de no pocos famosos acontecimientos y mentidero, y muy nombradas sus covachuelas.

Una estocada en San Felipe el Real probó la galantería, el valor y la destreza del inmortal Quevedo. En el solar de San Felipe el Real se construyó la casa de Cordero, donde se halla el Bazar de la Unión, que luego fue del famoso Manzanedo.

A esas casuchas situadas entre las calles del Arenal y Mayor, junto al palacio de Oñate, iban de picos pardos los varones de la época, hasta que el emperador Carlos trasladó a lugar no muy lejano las mancebías públicas.

Ya bien mediado el siglo XVIII, en 1768, la Puerta del Sol vió levantarse el ministerio de la Gobernación, y como en España por aquellas fechas todo es torpeza y paradoja, torpeza fue no confiar su construcción a Ventura Rodríguez, el famoso arquitecto municipal, cuyos planos eran admirables, para confiar su erección al francés Jaime Marquet, de quien se afirma que olvidó la escalera al proyectar el edificio.

La paradoja fue bien patente, porque a Marquet, que venía de París para arreglar el pavimento, se le dio el edificio, y a Ventura Rodríguez se le encomendó el piso, y así el pueblo madrileño dijo: "Al arquitecto la piedra y la casa al empedrador".

En el centro de la fachada se puso el reloj que existía en la iglesia del Buen Suceso, hasta que la generosidad del famoso relojero Losada proporcionó al ministerio el actual reloj - del cual todos los españoles escuchamos las doce campanadas del día 31 de Diciembre cada año y tomamos las "doce" uvas para comenzar el año nuevo con buena suerte -.

La Puerta del Sol, que pronto absorbió los callejones de la Duda y Coperos, y que para su ensanche le quitó no pequeños trozos a las calles de la Montera, Carmen, Preciados, Arenal y Mayor, fue al correr de los años, el corazón de la Corte y no acaeció suceso de importancia que en la Puerta del Sol no tuviese su desarrollo.

Y así, por tan típica plaza, cruzó triunfal Felipe V, y por este mismo pasaje pasó, sin gente que contemplase el cortejo con las puertas y ventanas cerradas a piedra y lodo, el archiduque de Austria, que salió de la villa echando pestes de ella.

El motín de Esquilache dió ocasión a que la Puerta del Sol viera al "Malagueño" con su chupa encarnada y su blanco chambergo, arengando a las masas y a éstas arrastrando el cadáver de un soldado sin fortuna.

Los del Gobierno, en su afán de sofocar el movimiento, también hicieron crueldades, como la de cortar la lengua y ahorcar a un pobre caballero murciano, que en la Puerta del Sol tuvo la desgraciada idea de sentirse elocuente.

Y cuando llegaron los tristes días de 1808, en el madrileñísimo lugar de la Puerta del Sol se congregaron chisperos y manolas, y caballeros y soldados los primeros días del mes de mayo. En este mismo sitio se dio el primer grito contra los franceses y empezó la Guerra de la Independencia el 2 de Mayo de 1.808

Aquí, el pueblo de Madrid mantuvo una lucha desigual con las tropas de Napoleón, - mamelucos, polacos y Guardia Imperial - y en la refriega perdieron la vida muchos madrileños. En la pared del edificio hay una placa que recuerda este hecho.

No hay, repetimos, fecha memorable que la Puerta del Sol no conozca: en su centro se proclama la Constitución de 1812, y cuando se repatría Fernando VII apodado "el narizotas", en ella se quema tan sagrado documento.

Liberales y realistas cruzan por ella, vencidos unas veces, vencedores otras. En la Puerta del Sol, el cura Merino detiene el coche del rey Fernando, de triste memoria, y, enseñándole la Constitución, exclama: "Trágala, tirano".

En 1822 y en 1835 corre la sangre. Pueblo y ejército pelean, y en la Puerta del Sol tienen triste fin, o en ella inician sus desgracias, los generales Canterac, Quesada y Fulgosio.

¡Que cosas contaría la plaza de la revolución de 1854, de los sucesos de 1856, de la noche de San Daniel, del atentado contra Isabel II en 1861, de la revolución que costó la corona a la reina de los tristes destinos, de la restauración, de los días amargos del desastre colonial, del atentado en que perdió la vida Canalejas, ...!

(extraido de [url]http://www.nova.es/~target/mad_e304.htm[/url])

Finales del XIX, se derribarán las calles aledañas para darle forma de media luna


Proyecto de reforma (Lucio del Valle)


Esta es de 1857


Se construye la fuente de Isabel II en el mismo año


Reforma de la Puerta del Sol (Preciados-Carmen) entre 1858 y 1860






Tras la reforma en 1862




Los primeros tranvías con tracción animal a finales del XIX



Principios del XX




La calle Preciados


1908, comitiva real






1915


Se crea la primera línea de metro Sol-Cuatro Caminos en 1919...


1920-1950










Postal setentera


Vista actual tras la última remodelación con Juan Barranco de alcalde

M@rco
10/02/2006 05:02:58

Coyote
10/02/2006 10:18:55
por favor, nada de comentarios futboleros...

Estadio Santiago Bernabéu
En 1922, el Real Madrid F.C. compró una serie de terrenos en el término municipal de Chamartín de la
Rosa, para construir un nuevo campo de deportes que sustituyera al viejo y poco capaz recinto de la
calle O´Donnell.


Realizado por el arquitecto José María Castell -el cual diseñó también el Estadio Metropolitano- se
trataba de todo un complejo deportivo formado por pista de tenis, gimnasio, piscina, además de un
magnífico campo de hierba con capacidad para 22.500 espectadores.

Tras jugar una temporada en el antiguo velódromo de Ciudad Lineal, el Real Madrid se trasladó a su
nuevo campo en 1924, en donde jugó hasta 1947, año en que se inauguró el segundo Estadio Chamartín
y situado en un solar anejo (comprado por 2 millones de pesetas mediante un crédito concedido por
el Banco Mercantil e Industrial).

1925




1931





El 5 de septiembre, en el Palacio del Círculo de Bellas Artes, se celebró una exposición de maquetas
para elegir la que daría forma al Estadio. Se eligió la firmada por los arquitectos señores Muñoz
Monasterio y Alemany Soler. Así hasta llegar al 27 de octubre cuando previa bendición de los terrenos
por el reverendo padre José María Mulat, el presidente del Club, Santiago Bernabéu hincó el pico en
la tierra dando por comenzadas las obras del nuevo Chamartín.



El 14 de diciembre de 1947 se inauguraba el nuevo Estadio de Chamartín, que en muy pocos años cambiaría
su nombre y pasaría a denominarse Estadio Santiago Bernabéu. Tiene capacidad para 75.145 espectadores,
27.645 sentados (7.125 cubiertos) y 47.500 de pie (2.000 cubiertos), más 197 localidades de palco de
honor. En total: 75.342 espectadores.



El cartel de partido inaugural fue un Real Madrid-Os Belenenses. El primer gol de la historia del nuevo
campo lo marca Barinaga, rematando de cabeza un centro por la izquierda. Empató Duarte, pero la
reacción blanca no se hace esperar. Jesús Alonso marca dos tantos más y deja el resultado en ese
histórico 3-1 final.



Encuentro deportivo militar en abril de 1937


Se acometen los primeros trabajos de ampliación. El objetivo, llegar a 125.000 localidades el aforo del
estadio. Se cierra el primer y segundo anfiteatro de la facha da este (Padre Damián) añadiendo el
segundo y tercer anfiteatro de pie. El 19 de junio de 1954, para celebrar la terminación de la obras,
se programa un encuentro amistoso ante el Athletic de Bilbao.
Las 125 localidades se distribuyen de la siguiente forma: 7.149 de asiento cubiertas; 24.079 de asiento
descubiertas; 19.000 de pie cubiertas y 74.772 de pie descubiertas.







En 1982 El Estadio se reforma con motivo del Mundial de España. Luego, en la década de los 90 se
acometen las obras de ampliación del Estadio, que culminan el 7 de mayo de 1994. La última reforma es
el techado de la grada de Padre Damián.





Buen finde a todos :hi: (paso a modo Standby)
M@rco
10/02/2006 14:39:46
Impezionante Coyote, sin palabras. Aporto estas dos.

Manzanas de casas en construcción al final del Paseo de la Castellana.




y el Paseo de la Castellana, en obras, desde la Avenida del General Perón hacia Plaza de Castilla. A la derecha el Bernabéu.



Fuente:
Plan Bidagor 1941-1946.

Coyote
14/02/2006 08:41:25
Puerta de Alcalá

Los orígenes de la Puerta de Alcalá se remontan a 1559, cuando para conmemorar la entrada en Madrid de doña Margarita de Austria, esposa de Felipe III, se construyó una puerta a la que se denominó así debido a que comunicaba la ciudad con el antiguo camino que llevaba a dicha localidad.

Esta primitiva puerta construida en piedra berroqueña con tres arcos y dos torrecillas, no fue del agrado de Carlos III cuando hizo su entrada en Madrid el 9 de diciembre de 1759, por lo que en 1764 mandó derribarla para posteriormente construir una nueva de mayores dimensiones y más rica en ornamentos.

Tras desechar varios proyectos de diversos autores, entre ellos cinco diseños de Ventura Rodríguez, la realización de la nueva Puerta de Alcalá fue encargada a Francisco de Sabatini, quien presentó al monarca un proyecto basado en una estructura de cinco arcos de setenta pies de altura, con dos modelos de acabado distintos; uno con pilastras y otro con semicolumnas.

Al no decidirse Carlos III por uno de los dos modelos, se optó por refundirlos, siendo ésta la principal peculiaridad de esta puerta, ubicando el modelo de pilastras en la cara occidental y el de semicolumnas en la oriental.

Las obras comenzaron en 1774, quedando totalmente concluidas en 1778 con las esculturas de Roberto Michel -que rematan las claves y la cornisa-, y el escudo borbónico de Francisco Gutiérrez. Fue declarada Monumento Nacional en 1976.

La antigua plaza de toros junto a la puerta de Alcalá


Finales del XIX




Principios de siglo XX





Años 1937-39



Años 50 a 70





Coyote
22/02/2006 09:38:14
dedicado a todos mis amigos, vecinos y conocidos "colchoneros"

Los inicios del club y sus estadios:

El 26 de abril de 1903, unos estudiantes vascos residentes en Madrid deciden fundar en la capital una "sucursal" del Athletic Club de Bilbao. Para ser socio había que pagar una cuota de 2'50 céntimos. La primera junta la presidió Enrique Allende. La primera camiseta y el escudo (que era redondo y con las iniciales del Athletic Club) eran de color azul y blanco. El 2 de mayo juega el primer partido entre sus socios arbitrado por el directivo Goiri.

- 1907: El 20 de febrero, el Athletic de Madrid se desliga de toda dependencia del Athletic de Bilbao y se inscribe en el registro de Asociaciones. Juega el Campeonato Regional.

- 1911: Juan Elorduy vuelve de Inglaterra con camisetas a rayas rojas y blancas, al no encontrar las azules y blancas que vestía el equipo desde su fundación. Este cambio de colores provocó recibir el apelativo de "colchoneros" al
fabricarse los colchones de esos colores. Se configura el escudo actual.

- 1912: Accede al cargo el primer gran presidente: Julián Ruete. Quiso que el club tuviera un campo propio y, nada más llegar, comenzó las obras del campo de O'Donnell, que se inauguraría el 9 de febrero de 1913. En 1915, organiza el primer partido internacional del club, ante el Sporting de Lisboa. Crea también otras secciones dentro del club, como rugby, tenis, hockey, atletismo y béisbol.

- 1919: La Compañía Urbanizadora Metropolitana -explotadora de la primera red de metro de Madrid- adquirió unos terrenos para su urbanización, situados entre la glorieta de Cuatro Caminos y la Moncloa, que quedarían unidos mediante una amplia avenida a la que se pondría el nombre de Reina Victoria. Como parte de este proyecto, la Compañía encargó al
arquitecto José María Castell -quien ya había proyectado el Estadio Chamartín- la construcción de un campo de deportes al que se le pondría el nombre de Estadio Metropolitano (arrendado al club rojiblanco). La obra fue encargada a los constructores Miguel y José María Otamendi.

- 1923: El día 13 de mayo de 1923, durante el mandato de Julián Ruete, se inauguró el estadio (con capacidad de 35.800 espectadores).
La reina madre, María Cristina de Habsburgo Lorena, la infanta Isabel y los infantes presidieron el encuentro inaugural y el saque de honor lo hizo el infante Juan que disputaron el Athlétic de Madrid y la Real Sociedad, un partido que acabó con el resultado de dos a uno a favor del Athlétic de Madrid. El primer tanto fue anotado por Monchín Triana. A partir de aquí y hasta 1966 el estadio Metropolitano fue la casa del Atlético de Madrid.

El antiguo estadio Metropolitano


El Atlético Aviación en 1942


Diversos partidos en dicho estadio (años 30 y 40)


El día 17 de marzo de 1961 Javier Barroso compró terrenos para la construcción de un nuevo estadio,
en reemplazo del Estadio Metropolitano, que ya empezó a quedarse pequeño. Así, en el mismo año, se iniciaron las obras.

El día 2 de octubre de 1966, se inauguró oficialmente el Estadio Manzanares, con capacidad para 62.000 espectadores, en un partido contra el Valencia CF, que terminó en empate 1 a 1. Así se inauguró el primer estadio de Europa que contaba con asientos para todo el aforo. Además, en su tiempo, llegó a ser el estadio más grande de España, pero con el tiempo se fue reduciendo la cantidad de público y por ende, también la cantidad de asientos, según se fue remodelando.

Finales de los 70


El recinto que actualmente cuenta con capacidad para 54.851 espectadores, recibió por parte de la UEFA la calificación de Estadio 5 Estrellas durante el año 2003, además se caracteriza además por el paso de la autovía M-30 por debajo de las gradas en el sentido que va desde el Nudo Sur a Puente Segovia. El futuro más inmediato parece que pasa por una nueva mudanza del club colchonero por lo que
los terrenos pueden caer en manos de las constructoras y su afán de construir; el tiempo lo dirá...

Hoy

M@rco
22/02/2006 11:34:00
Coyote, yo, sin ser ni del Madrid ni del Atlieti, voy a ser el primero, y espero que no el último, en felicitarte por la imágenes tan preciosas que has incluido en el hilo sobre los "dos grandes del fútbol" de nuestro ciudad. Por eso, y por que se bien el esfuerzo que conlleva, mi más sincera enhorabuena

¿Las próximas del Geta?
tomeu
22/02/2006 14:01:47
Gracias Coyote, ver estos colores en el foro me relajan ... si es que el Glorioso es único, y los atléticos somos muy raros no nos lo podemos quitar de encima ...

A ver si el próximo estadio lo levantan en VillaVerde.
Manuel
23/02/2006 10:56:24
¿Cómo pegais las fotos? Gracias
Web Espinillo
23/02/2006 11:12:22
¡Hola Manuel!

LAs imágenes han de estar en algún lugar de internet referenciable por una url. O sea, o son recibidas en av@espinillo.org y las referenciamos (con una sencilla orden de html) o están ubicadas en cualquier otro sitio de internet (hay servidores que te ofrecen alojamiento gratuito) y tu mismo las referencias con esa orden sencilla (img.

Si tienes fotos, NO LO DUDES. Envíanoslas.

Un saludo.
M@rco
01/03/2006 07:49:18
Inauguración, en 1974, de la Avenida de la Paz













Fuente:
Madrid, 40 años de desarrollo urbano. 1940 - 1980.
Temas Urbanos 5. Ayuntamiento de Madrid.

Coyote
01/03/2006 09:27:48

Coyote
01/03/2006 10:41:07
La historia del Alcázar de Madrid se remonta a la fundación de Medina Mayrit por el emir musulmán Muhammad ben Abd al Rahmman entre los años 850 y 866 con una función puramente militar (defensa de la Marca Media). Debió ser un simple
castillo que junto con la muralla conformaba el entramado de fortificaciones que protegían la ciudad. En cuanto a su ubicación, hay varias interpretaciones; una tradicional, según la cual estaría sobre el posterior Alcázar -actual Palacio Real-, y otra que lo emplaza más al sur, en torno a la ladera norte de la calle Segovia, de ahí que, mientras que para unos la antigua fortaleza musulmana fue paulatinamente reformada por diversos reyes castellanos, otros hablan
de construcción ex novo ya sobre el solar del actual Palacio Real.



Empieza a alcanzar cierta entidad hasta que la dinastía de los Trastámara lo elige como residencia regia, convocando en la Villa cortes sucesivamente. Así, Enrique III le confirió un aspecto más palaciego, realizando para ello diversas obras como el levantamiento de algunas torres. La misma política siguió su hijo Juan II, quien construyó una nueva capilla y una sala decorada con un gran lujo se la acabó conociendo como la “Sala Rica”.

Posteriormente, Enrique IV residió en él durante largas temporadas, naciendo en una de sus salas Juana la
Beltraneja en 1462. Pocos años después, tras el estallido de la guerra civil, el edificio sufrió
numerosos daños puesto que en 1476 los seguidores de la Beltraneja fueron sitiados en el recinto por las tropas de Isabel I.



En 1536, el emperador Carlos V decidió otorgarle un aire más palaciego, encargando su reforma a los
maestros Luis de Vega y Alonso Covarrubias, quienes además de renovar las estancias existentes, duplicaron la superficie del edificio con la construcción de un nuevo cuarto para la reina en torno a un segundo patio, y una nueva fachada rematada por las armas imperiales.

Pero el personaje clave en las obras de modernización y ampliación va a ser sin ninguna duda Felipe II. Ya
desde su primera regencia en 1543, el todavía príncipe imprimió un nuevo ritmo a las obras, nombrando como arquitecto a Juan Bautista de Toledo, sobre todo a partir de 1561, cuando decide trasladar la Corte a Madrid.

Un estupendo trabajo de reconstrucción virtual (http://www.museoimaginado.com/PORTADALCAZAR.htm)


Se remodeló la parte más antigua, reconstruyendo salas, levantando galerías, y sobre todo, construyendo la denominada Torre Dorada en el extremo sudoeste.

Posteriormente fue reformada la fachada sur con Felipe III y Felipe IV. El proyecto inicial, que pretendía uniformizar las trazas del edificio con las de la Torre Dorada, fue realizado en 1609 por Francisco de Mora. Pero fue el sobrino de éste último, Juan Gómez de Mora, quien se hizo cargo de su construcción introduciendo algunas modificaciones respecto al
proyecto original -portada y tres torres más-, aunque sólo se realizó en parte.



Durante el reinado de Carlos II se remató con un capitel la llamada Torre de la Reina (simétrica a la Dorada), y se cerró la plaza sur mediante algunas dependencias y galerías.

Con Felipe V comienza la última etapa caracterizada por las exhaustivas obras de reforma interior que se llevaron a cabo para adecuarlo al gusto francés, y que tendrán como protagonistas a la reina María Luisa de Saboya y sobre todo a su camarera mayor, Ana María de la Tremoille, princesa de los Ursinos quien hasta la muerte de la reina en 1714, fue quien al margen de toda burocracia ordenaba las obras en palacio, ejecutadas por el arquitecto Teodoro Ardemans,
y en una fase posterior por el francés René Carlier.



En la Nochebuena de 1734, y hallándose la corte en el Pardo, un incendio que se prolongó durante cuatro días redujo a cenizas los siglos de historia del Alcázar.


Próxima entrega: El Palacio Real
M@rco
01/03/2006 10:43:46

Coyote
07/03/2006 11:59:20
Palacio Real

Residencia oficial de los reyes de España desde Carlos III hasta Alfonso XIII, y más tarde de los presidentes
de la II República. Desde la década de 1940 depende de Patrimonio Nacional, y además de estar abierto al público esta reservado para actos públicos en los que participa el rey Juan Carlos I como Jefe del Estado.

Su historia comienza tras el incendio en 1734 del viejo Alcázar. Felipe V dispuso construir un nuevo palacio digno de una gran capital, con capacidad para albergar no solo la residencia de la familia real, sino también las instituciones y actos de la corona.

El proyecto fue encargado al italiano Filippo Juvara en 1735 quien tuvo en mente la realización de un gran palacio comparable con el de Versalles, proyectando un colosal edificio tres veces mayor que el actual. Evidentemente, el emplazamiento del antiguo Alcázar era inadecuado para una obra de tal envergadura, por lo que dispuso que fuera construido en los altos de San Bernardino, en torno a la actual calle Isaac Peral.
Pero Felipe V, rechazó el proyecto, imponiéndole que el nuevo palacio fuera construido sobre el solar del antiguo Alcázar.



Tras la muerte de Juvara en 1736, Felipe V quiso que fuera su discípulo Juan Bautista Sachetti quien adaptara el proyecto a pesar del limitado espacio. Ideó todo un entramado cortesano que se prolongaba hasta la Basílica de San Francisco el Grande, con la construcción de una catedral y un viaducto que salvaba el desnivel de la vaguada de la calle de Segovia. La limitación de recursos aconsejo acometer exclusivamente las obras del palacio, aunque la idea del viaducto de Sachetti fue retomada en el s. XIX.



A Sachetti se le debe el diseño de la planta general, que sería cuadrada y dispuesta en torno a un solo patio principal rodeado de un pórtico y galería con nueve arcos de frente en cada lado. Además, se aprovecharían parte de los cimientos y los sótanos del antiguo Alcázar, sobre todo, los muros de contención que salvaban el desnivel del Campo del Moro, e incluso se siguió conservando la toponimia de las torres antiguas (torres del rey, del príncipe, de la reina y de la princesa).

Las obras comenzaron el 7 de abril de 1738 con materiales resistentes al temido fuego. El uso de la madera se redujo estrictamente a lo necesario.
Para la construcción se movilizó a artistas, maestros y artesanos venido desde tierras italianas y francesas. Al frente de ellos se encontraba Juan Bautista Sachetti, asistido por los cuatro arquitectos que se encargaban de construir cada una de las torres del nuevo palacio: Virgilio Ravaglio, Juan Tami, Pedro Frasca y José Lezzen.

En los primeros años la construcción fue lenta, cuando Fernando VI sube al trono en 1746 sólo se había realizado la planta baja del edificio, así como las bóvedas que soportaban el suelo de la planta principal. Bajo su reinado se terminará la obra global del palacio y sus exteriores, se construirá y decorará la Capilla Real y se comenzarán a pintar algunas estancias. De las decoraciones escultóricas de fachadas, estatuas del patio interior (1751) y de la
balaustrada se encargaron Doménico Olivieri y Felipe de Castro; de las composiciones artísticas y de las pinturas de los interiores Corrado Giaquinto (entre 1753 y 1762); de los estucos Juan Bautista Andreoli (desde 1753) y de las puertas y ventanas en caoba maciza el ebanista Mateo de Medina (década de 1750).

Cuando Carlos III subió al trono en 1759 se da un impulso definitivo a la terminación de las obras.
Fueron cesados Sachetti, Giaquinto y los principales maestros y encarga la dirección e intendencia al arquitecto y militar Francisco Sabatini, llegado a Madrid junto al rey desde Nápoles.





Cuatro años después, el 1 de diciembre de 1764, Carlos III y su familia se convirtieron en los primeros moradores del palacio aunque todavía faltaba acondicionar y decorar buena parte de las salas.
Para este cometido Carlos III hizo venir a Madrid a los mejores artistas del momento: el decorador Matias Gasparini; para pintar los frescos de las bóvedas Antonio Rafael Mengs (1761) y al veneciano Juan Bautista Tiépolo (1762), junto con sus hijos y colaboradores como Doménico y Lorenzo Tiepolo, Francisco Bayeu, Mariano Salvador Maella y Antonio González Velázquez; de los estucos los hermanos Brilli y Michel. Buena parte de las nuevas decoraciones se
realizaron en las Reales Fábricas de Cristales de la Granja, de Porcelana del Buen Retiro y de Tapices de Santa Bárbara.



En 1772 Francisco Sabatini comenzó la ampliación de la torre sureste y un largo proceso de obras que se prolongarían prácticamente durante todo el siglo XIX. Así, durante el breve reinado de José Bonaparte (1808-1813) se produjeron los derribos de casas que había junto a la fachada oriental del palacio y cuyo solar Narciso Pascual y Colomer transformaría en la monumental plaza de Oriente (1844). El mismo arquitecto se encargaría del cerramiento de la plaza
de la Armería, obra que culminaría en 1892 el también arquitecto Enrique María Repullés y Vargas, con el derribo de las antiguas Caballerizas y la Armería Real, y con el cerramiento definitivo a través de una verja.



Las decoraciones de las salas también fueron objeto de profundas transformaciones estéticas durante el siglo XIX. Del reinado de Carlos III se conservan prácticamente intactos el Salón del Trono, el Salón de Gasparini, la Real Capilla, la Sala de Porcelana, el Salón de Alabarderos y buena parte de los frescos de techos y bóvedas. El resto de las salas fueron cambiando con los sucesivos soberanos. Las más conocidas fueron el cambio de orientación de la
escalera principal que realizó Sabatini por deseo de Carlos IV en 1789, y la construcción del Comedor de Gala por José Segundo de Lema en 1879.





Junto al Palacio, además de la Plaza de Oriente, hay dos grandes espacios verdes. Frente a la fachada occidental se extienden los jardines del Campo del Moro, que debe su nombre al sitio que realizaron los musulmanes en el siglo XII para intentar tomar la ciudad. Cuando Felipe II estableció la corte de la monarquía en Madrid compró este espacio para dedicarlo a cazadero y sus sucesores lo utilizaron para celebrar festejos cortesanos. A finales del siglo XIX
el paisajista catalán Ramón Oliva da el diseño definitivo). Las fuentes de los Tritones y de las Conchas fueron ubicadas en los jardines durante el reinado de Isabel II. Por último, frente a la fachada norte, y en el lugar donde estuvieron las antiguas Caballerizas Reales, Fernando García Mercadal realizó los Jardines de Sabatini a comienzos de la década
de 1930, siguiendo un proyecto original del propio Francisco Sabatini.












Ernesto
07/03/2006 12:40:44
Coyote, te sales del parchís, de la oca, de las damas y de todos los juegos de mesa juntos.
Gracias

M@rco
19/04/2006 14:44:42
Aeropuerto de Barajas año 1931 (Cortesía de Tomi)



Vista aérea de Madrid en el año 1920 (Cortesía de Tomi)



Vista aérea del matadero municipal, levemente retocada para que se pueda reconocer la zona (Fuente: Ayto. de Madrid)


Coyote
26/04/2006 11:32:45
por si hay algún "colchonero" por ahí...

1960-61 Construcción del V. Calderón


Coyote
26/04/2006 12:47:55
Plaza de España

Monumento a Cervantes

Con motivo de los actos y celebraciones del tercer centenario de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra, autor del Quijote, se convocó un concurso público para erigir un monumento conmemorativo a este ilustre escritor en la plaza de España.

El proyecto ganador fue realizado por los arquitectos Rafael Martínez Zapatero, Pedro Muguruza, y el escultor Lorenzo Coullaut Valera, y la mayor parte del monumento se hizo entre 1925 y 1930 durante la dictadura de Primo de Rivera.

Los fondos para su construcción se obtuvieron a través de una suscripción pública en la que participaron todos los países de habla hispana, razón por la que el monumento fue coronado con una alegoría de un globo terráqueo en agradecimiento a estos países.

Con respecto a las esculturas, Cervantes aparece sentado bajo el pedestal, y las estatuas de Don Quijote y Sancho Panza aparecen separadas en la base del monumento principal.

Con la caída de la dictadura las obras del monumento quedaron paralizadas durante la segunda república y la Guerra Civil. Ya en la posguerra el régimen franquista encargó su terminación al hijo de Coullaut Valera, Federico, quien añadió al conjunto las estatuas de Dulcinea y Aldonza Lorenzo.

Torre de Madrid

Situada sobre el solar que forma el chaflán de la Plaza de España con la calle Princesa, fue construida entre 1954 y 1957 por los hermanos Julián y José María Otamendi Machimbarrena como encargo de la Compañía Inmobiliaria Metropolitana, para quien ya habían construido el Edificio España.

La torre, con 142 metros de altura y 35 plantas, se concibió como el edificio de hormigón más alto del mundo, y hasta la construcción de Torre España, fue el más alto de la ciudad. El proyecto de los Otamendi contemplaba además que el edificio albergara 500 tiendas, espaciosas galerías, un hotel, e incluso un cine. Además, la torre fue equipada con doce ascensores del modelo más rápido de la época y que permitía recorrer tres metros y medio por segundo. Las obras se acabaron el 15 de octubre de 1957.

Edificio España

Concebido como el edificio más alto de la nación y de Europa, fue construido por la Compañía Inmobiliaria Metropolitana entre marzo de 1948 y 1953. La dirección del proyecto corrió a cargo de los hermanos Julián y José María Otamendi Machimbarrena, quienes utilizaron un lenguaje nacionalista que alternaba el ladrillo, la piedra caliza y una interesante portada barroca de notables dimensiones en la fachada principal. Su estructura, toda de hormigón, permitió construir este rascacielos en distintos niveles de terrazas, que sin contar con la planta principal se disponen en los pisos noveno, décimo séptimo y vigésimo segundo.

El edificio, en el que trabajaron un promedio diario de 500 obreros, se levanta en la plaza de España, con fachada a las calles de los Reyes, Maestro Guerrero y San Leonardo. Tiene 117 metros de altura y 28 plantas desde los cimientos hasta lo alto de la torre central, que se quedan en 103 metros si se mide desde la rasante de la plaza.

La superficie en planta es de 4.600 metros cuadrados, y el volumen total unos 200.000 metros cúbicos. Tiene además cinco accesos y treinta y dos ascensores que acceden a las diversas zonas del edificio, entre las que se encuentra un hotel de lujo. En la última planta se instaló un restaurante y una piscina.

El coste total del edificio, ascendió a cerca de 200 millones de pesetas.

La plaza de España a principios del siglo XX


Tras la construcción del monumento en los años 30


Construcción Edificio España




Construcción Torre de Madrid






Aspecto definitivo, años 70




Mostrando del 21 al 40
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70
-AÑADE AQUI TU COMENTARIO-
Foros > Rastro de Madrid > Memorias de Madrid



(C) AAVV El Espinillo 2003

© Designed by DreamTeam