Foros > Rastro de Madrid > Memorias de Madrid


Hay 5 visitantes activos
Respuestas: 1397. Mostrando del 1 al 20
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70
-AÑADE AQUI TU COMENTARIO-
Coyote
16/01/2006 18:25:31
Memorias de Madrid
Ultima respuesta:
11/02/2017 12:27:12
Inauguro este hilo para contar pequeñas y grandes historias de nuestra ciudad y todo aquello que podamos encontrar sobre el pasado de Madrid. Como inicio, una imagen antigua del sitio que da nombre a este rincón: El rastro de Madrid



Espero (junto al personal de la web) vuestras aportaciones.

Coyote
17/01/2006 07:50:25
La idea de la "ciudad lineal" se debe al polifacético urbanista español D. Arturo Soria, que concebía el espacio urbano como una larga franja urbanizada uniendo dos núcleos urbanos preexistentes. Preocupado por los problemas
del tráfico en Madrid, preconizó la ampliación de las calles principales de la capital y el establecimiento de líneas de transpone comunitario elevadas o subterráneas. En el proyecto inicial, sólo estaba permitido edificar el 50% del total de la parcela con la idea de que cada familia tuviera una casa, una huerta y un jardín, aunando lo mejor de la ciudad y del campo, ya que sólo distaba diez minutos de tranvía del centro.

Arturo Soria trató de llevar su proyecto a la práctica, fundando la Compañía Madrileña de Urbanización C.M.U. (1894), a fin de construir una ciudad lineal de 50 kms de longitud y 30.000 habitantes. El proyecto se vio frustrado y sólo se llegó a realizar el primer tramo de 5 km entre Chamartín de la Rosa y la carretera de Aragón (actual calle Arturo Soria).



El acceso desde el centro en tranvía se realizaría desde un kiosco-estación en el paseo del Prado y discurriría mediante la construcción de un tunel bajo los jardines del Retiro hasta volver a salir por la antigua Plaza de Toros (actual Palacio de Deportes de la CAM) y seguir por la carretera de Aragón pasando por el cementerio Este (Almudena) hasta llegar a Vicálvaro donde se desdoblaría en ambos sentidos todo ello a 26 km/h y con una tarifa de 1 peseta en primera y 0,50 en segunda clase. El Ayuntamiento se negó por romper la estética del salón del Prado.

Posteriormente D. Arturo Soria presentó de nuevo el proyecto de enalace pero esta vez desde una estación subterránea en la misma Puerta del Sol, cosa que no gustó mucho en la alcaldía, siendo su principal detractor el edil que luego sería precursor del metro madrileño.

El eje principal lo constituíría una calle de 40-50 metros de anchura por la que discurrían los medios de
transporte y los servicios básicos (agua, alcantarillado, electricidad). A intervalos regulares y en las estaciones, deberían encontrarse centros comunitarios, comercios y servicios públicos, se planteó incluso otros dos tramos de vías para transporte de mercancías. La densidad de edificación previsto era pequeña y las viviendas unifamiliares provistas de huerta y jardín.



El proyecto de ciudad lineal tuvo enorme repercusión europea (plan de extensión de San Petesburgo en 1930 o en los planteamientos constructivos de arquitectos racionalistas como Le Corbusier), aunque tuvieron poca acogida en España.


tomeu
18/01/2006 05:09:40



Madrid, ciudad amurallada

Madrid, ha sido una ciudad amurallada durante muchos siglos, esta muralla se ha ido agrandando, a medida que han pasado los años, hasta su desaparición. Se accedía a la ciudad a través de diferentes puertas, de las cuales aún se conservan algunas en perfecto estado, como es el caso de la Puerta de Alcalá, Puerta de Toledo, Puerta de Hierro y Puerta de San Vicente, en cambio otras han desaparecido, pero han sido tan importantes que aún se mantiene su nombre a la calle o Plaza en la que estabán situadas, caso de Puerta del Sol, ,Puerta Cerrada, Puerta de la Vega, Puerta de Moros o Puerta de Guadalajara, entre otras.

La primera vez que aparece Madrid en la historia como ciudad amurallada es en la Crónica del monje de Silos, publicada por Berganza, que cuenta cómo reinando Ramiro II se "encaminó con su ejército a la ciudad que llaman Magerit, desmanteló sus muros, hizo muchos estragos y volvió a su reino en paz con su victoria". Aparte, de que la ciudad se defendía de Toledo, se oponía también a las invasiones de castellanos y leoneses, que solían pasar los puertos de Guadarrama y de la Fuenfría, motivo por el que los árabes la fortificaron.





Primer recinto de Madrid


Muhamed ben Abd al-Rahman construye la alcazaba en el siglo IX, se puede considerar, ésto como el nacimiento de Madrid. A partir de la alcazaba, hacia el sur, se produce la construcción de una muralla que encierra un recinto pequeño, dotado de tres puertas. La muralla, de pedernal y caliza, arrancaba desde la fortaleza hasta la Puerta de la Vega, y avanzaba diagonalmente por Capitanía General, aquí se abría el Arco de Santa María, que afrontaba las que serían calles Mayor y Sacramento, subía entre Factor y San Nicolás y tras la Puerta de Xagra, se unía al Alcazar. Algunos tramos de esa muralla han sido conocidos por las excavaciones, y pueden ser contemplados como el de la Cuesta de la Vega. Dentro de éste recinto se desarrolla una pequeña ciudad, es decir una ciudadela (almudayna en árabe, que luegos de castellaniza en almudena), esta ciudad recibía el nombre de Mayrit.





Segundo recínto de Madrid


Las hipótesis de los estudiosos nos hacen deducir que la almudena quedó pronto insuficiente para una creciente población y que ésta hubo de albergarse fuera de la muralla, en arrabales. Estos fueron creciendo bastante rápidamente, consolidando una nueva ciudad al este y sureste de la almudena. A finales del siglo X o principios del XI la extensión era tal que casi triplicaba la del recinto amurallado. Es entonces cuando el rey cristiano Alfonso VI de Castilla y León toma posesión de Mayrit, que en los documentos cristianos aparece con el nombre de Magerit. A lo largo del siglo XII se construye una nueva muralla, ampliándola por el sur y este para recoger la población de los arrabales.Tenía una forma aproximadamente circular y cinco puertas: Puerta de Balnadú, Puerta de Guadalajara, Puerta Cerrada, Puerta de Moros y Puerta de la Vega.





Tercer recinto de Madrid


Pero del mismo modo que, en su momento, el recinto amurallado de la almudena se había quedado insuficiente para acoger el crecimiento de la población de Mayrit, ahora vuelve a ocurrir lo mismo, a lo largo del siglo XIII, se van formando diversos núcleos fuera de la muralla, inicialmente independientes y distantes unos de otros de la muralla. Con el advenimiento de los Trastámara, en la segunda mitad del siglo XIV, se produjo un incremento de la importancia política de Madrid, como frecuente lugar de residencia real (en el alcázar) y de celebración de cortes. El nuevo muro para acoger los arrabales y convertirlos en barrios de la villa, se hizo antes de la mitad del siglo XV y no llegó a tener características de muralla, siendo denominada cerca. Tenía varias puertas, muy a menudo estrechamente controladas, incluso cerradas a cal y canto, algunas de ellas, en períodos conflicitivos. Tramos de la cerca, así como de la muralla, serían desmantelados después por mandato de los Reyes Católicos, perdiéndose en muchos lugares todo rastro físico de su existencia.





Cuarto recínto de Madrid


En 1561, Felipe II ordena el traslado de la Corte desde Toledo a Madrid, ésto desencadenó una gran afluencia de forasteros, de muy diversos tipos y ocupaciones, y agrava las dificultades de acomodo general, produciendo un aumento de demanda de edificación. Cinco años después de la llegada de la corte, la ciudad se ve rápidamente rodeada por un importante muro con sus correspondientes puertas, que ya no es muralla defensiva, sino "cerca" de finalidad fiscal, ante la imposibilidad de controlar la confusión comercial y el cobro de aranceles. A finales del reinado, se crea la Junta de Policía y Ornato Público, encargado de velar por las condiciones de edificación, tratando de organizar y ensanchar algunos recovecos,derribando murallas antiguas, incluidas puertas y torreones. Estas demoliciones, en varios casos, proporcionaron espacio para crear algunas plazas nuevas, como las de puerta Cerrada, puerta de Moros y puerta del Sol.

Es en el reinado de Felipe IV cuando se construye una nueva cerca. El cerramiento de la ciudad, establecido por Felipe II, fue prácticamente ignorado por el crecimiento urbano real, que a un ritmo menor se siguió produciendo durante el reinado siguiente, de modo que al llegar Felipe IV al trono se encontró con una ciudad enormemente mayor, de bordes indefinidos y abiertos, que planteaban problemas de control de delincuencia, dificultades fiscales, y vulnerabilidad a las epidemias, por ello, en 1625 una Cédula Real ordenó el cierre mediante una nueva tapia, con las puertas que fuesen necesarias, según una línea perimétrica que se señalaba. Esta cerca fue elevándose lentamente, durante unos 30 años. Incluía el parque del Palacio del Buen Retiro, al este de la población, y los jardines del Campo del Moro, al oeste. Este fue el perímetro de Madrid, hasta mediados del siglo XIX.





El reinado de Carlos III


Hay que destacar el reinado de Carlos III, en el que Madrid sufre una reforma arquitectónica muy importante. Era una ciudad sucia, destartalada y polvorienta cuando llega Carlos III, solamente están en buenas condiciones, los edificios religiosos, iglesias y conventos, por razones de índole cultural. Ya los primeros borbones, en el siglo XVIII, intentarón realizar reformas, pero se centrarón en los sitios reales.

Carlos III promulgó a los seis años de su llegada a la Villa unas ordenanazas municipales, que regulan el buen funcionamiento de la ciudad, estableciendo la división entre la Villa como recinto amurallado y los arrabales, que dice así "Habiéndome aplicado a buscar en Madrid la división de la Villa al Arrabal, no he podido encontrar razón alguna...Para la mayor inteligencia creo que se tomará por centro la plaza Mayor, a donde concurren las calles de las entradas principales de su recinto exterior, y haciendo líneas diametrales a todo dicho recinto o circunferencia, es la una desde la Puerta de Toledo a la de Fuencarral, y la otra desde la Puerta de Atocha a la de Segovia. Y aunque no concurre la de Alcalá al centro de la plaza, se debe considerar por agregada a las demás principales, porque en las cinco puertas se practica el mayor comercio de entradas que no hay en ninguna de las otras...".

La reforma además de ocuparse del interior de la ciudad, tuvo su mayor incidencia en el exterior, en las entradas principales. Los trabajos afectaron sustancialmente a los sectores este, oeste y sur de la capital y alcanzarón su punto culminante en el espacio que centra la Puerta de Alcalá.

Cuando Carlos III llega a Madrid la ciudad tiene cinco puertas reales, las de Alcalá, Atocha, Toledo, Segovia y Bilbao o de los Pozos; y doce puertas de segundo orden o portillos, los de Recoletos, Santa Barbara, Santo Domingo (Fuencarral), Conde Duque, San Bernardino, San Vicente, La Vega, Las Vistillas, Gil IMón, Embajadores, Valencia y la Campanilla.

Puertas de mayor o menor importancia arquitectónicamente por las que se ingresaba en el recinto de la vieja ciudad, a través de la cerca o muralla que los rodeaba. La Puerta de Alcalá daba entrada al camino real de Aragón y Cataluña. La puerta de Atocha, situada al final de la calle de este nombre y de cara al Prado, daba salida al paseo de las Delicias que se unía, más allá del río, con el camino de Aranjuéz, fue objeto de diferentes reformas, la última en pleno siglo XVIII. La Puerta de Toledo daba entrada al camino real de Andalucía y su configuración actual es posterior al reinado de Carlos III, aunque debe considerarse una consecuencia arquitectónica del estilo cuajado durante éste. La Puerta de Segovia, situada a la entrada del puente del mismo nombre, daba entrada al camino de Extremadura, y fue demolida, con la de Atocha, en 1851. La Puerta de Bilbao o de los Pozos, junto a los pozos de nieve, daba entrada a la carretera real de Francia y recibió ese nombre en 1837, aunque construida en 1767, consisitía en un arco de medio punto con dos arcos adintelados laterales. De los portillos o puertas de segundo orden, que han ido desapareciendo paulatinamente, hay que destacar la Puerta de San Vicente, levantada por Sabatini, y daba entrada a los caminos reales de El Pardo, El Escorial y la Granja.





Desaparición de la muralla



Es bajo el reinado de Isabel II, siglo XIX, cuando hay un proceso de crecientes mejoras urbanas, entre las que se encuentra la desaparición de la muralla y de muchos signos del Antiguo Régimen y de gran incidencia en la imagen física de la ciudad, dándole paulatinamente un carácter más abierto y liberal.

Algunas puertas han desaparecido pero han dejado su nombre a las plazas que ocuparon, y otras aún se conservan intactas.



M@rco
18/01/2006 12:41:51
El edificio de los Nuevos Ministerios en construcción


Coyote
19/01/2006 11:31:47
Palacio de Linares

Calle de Alcalá c/v Plaza de la Cibeles, s/n, c/v Paseo de Recoletos, 2, c/v Calle del Marqués del Duero, 2.

El financiero José Murga, Marqués de Linares y vizconde de Llanteno adquirió a mediados del siglo XIX tres parcelas que había en una de las zonas más emblemáticas de la ciudad, la Plaza de Castelar –hoy de Cibeles- para construir su palacio residencial. En este extenso solar estuvo desde mediados del siglo XVII el Pósito de la Villa, institución que se encargaba de almacenar reservas de granos panificables para los tiempos de carestía.

Durante mucho tiempo se atribuyó erróneamente la autoría de este palacio al arquitecto francés Ombrecht, pero hoy sabemos que fue construido en 1873 por el arquitecto Carlos Colubí, porque han aparecido en el Archivo de Villa los planos del proyecto original con su firma, aunque fechado diez años antes.

El primer plano del edificio data de 1872, pero hasta el 1900 no se inaugura. Su construcción se inició en 1875, durante la restauración borbónica de Carlos III, actualmente pertenece a la Casa de América, sede de la Cultura Hispana Americana. Las obras fueron costeadas por el marqués tan sólo con las rentas de su cuantiosa fortuna, heredada de su padre. Costó la elevada suma de entonces, de tres millones de pesetas. En 1884 los marqueses comenzaron a vivir en el edificio. Se instalaron en la planta baja mientras proseguían las obras de decoración interior en las plantas principal y alta. El marqués supervisó personalmente las obras y cuando tenía que ausentarse fuera de España, contó con la colaboración de competentes empleados, que le informaban puntualmente del transcurso de las mismas. Entre ellos se encontraba Federico Avecilla Delgado, cuya hija, Raimunda Avecilla Aguado, fue adoptada por los marqueses como ahijada y a la que dejaron en herencia el palacio.

De la parte exterior del palacio destaca el chaflán cilíndrico de la fachada principal y los bajo relieves de los frontones de las ventanas y frisos. Del interior, llama la atención la elegancia de su vestíbulo ovalado junto con la escalera de doble derrame que realizó el arquitecto Manuel Aníbal Álvarez Amorós, y que comunica, ya en la planta noble del edificio, con un salón principal de bella factura barroca. En las lujosas decoraciones del palacio trabajaron artistas de la talla de Casto Plasencia, Jerónimo Suñol, Francisco Pradilla, Manuel Domínguez, Francisco Amérigo y Alejandro Ferrant. La parte trasera del palacio da un jardín, que se extiende hasta la calle del Marqués del Duero, y al que asoman dos interesantes pabellones, uno de corte clásico y otro, más pequeño, de características románticas. Estos pabellones hacían sus funciones de caballerizas y de «casa de muñecas» y también son obra de Manuel Aníbal Álvarez.

En el siglo XX el palacio perdió su carácter residencial y se convirtió en la sede de la compañía marítima Transmediterránea. Posteriormente, fue adquirido por la Confederación Española de Cajas de Ahorro y no tardó en presentar a la administración su expediente de derribo. En 1976 un expediente de incoación evitó lo peor al declarar el palacio monumento histórico-artístico, quedando por el momento a salvo de la piqueta y del sempiterno enemigo del patrimonio cultural: la especulación. Paradójicamente, en 1988 fue comprado por el empresario Emiliano Revilla y al año siguiente fue vendido por un precio bastante superior –600 millones de pesetas- al consorcio formado por el Instituto de Cooperación Hispanoamericana, el Ayuntamiento y la Comunidad Autónoma de Madrid con el propósito de establecer en él la Casa de América, donde todavía hoy permanece.

A principios del XX


Los tipos de tranvía como el que pasa por Cibeles se conocía como las "jardineras"


1908


Los "fantasmas" de los marqueses de Linares

Según cuenta la leyenda, el marqués José de Murga y Reolid Michelena y Gómez, nacido en Madrid, el 13 de febrero de 1833, se había casado sin saberlo con su propia hermana, Raimunda Osorio y Ortega. Raimunda era hija de una cigarrera hacia la que había sentido una especial atracción el padre del Marqués, un riquísimo financiero de la época que amasó una inmensa fortuna en Cuba.

El padre del Marqués, un hombre de talante liberal, había inculcado a su hijo, un sentido práctico de la vida. Al parecer, el rechazo que el acaudalado industrial, Mateo de Murga Michelena, sentía por las bodas de conveniencia, tantas veces celebradas para mantener y engrandecer, las grandes fortunas de la época, propició que el joven José de Murga, conociera a la que sería su esposa, en un ambiente poco cercano, a los más propios de su condición social. Así fue como el que fuera primer Marqués de Linares, entablaría relaciones con Raimunda, la hija de una cigarrera que trabajaba en la fábrica de Tabacos de Madrid.

Cuando el padre del protagonista de esta turbulenta historia, supo de las relaciones sentimentales que su hijo mantenía, con la mujer que era fruto de los tempuosos amores que mantuvo hacia 1830 con la cigarrera, envió repentinamente a su heredero a estudiar a Londres, con el propósito de que el joven Murga, olvidara aquel amor que sin saberlo, se encarnaba en la persona de su propia hermana.

Al cabo de un tiempo, José de Murga regresó de Londres y llevó a cabo su firme propósito de contraer matrimonio con su enamorada Raimunda. Ya había fallecido su padre y el matrimonio se celebró, sin que los cónyuges supieran su relación de parentesco. Se dice que José de Murga, además de noble, senador del Reino por la provincia de Segovia y poseedor de una inmensa fortuna heredada de su padre y hermanos, encontró una carta que su padre en vida, no llegó a enviarle, en la que relataba la incestuosa relación de consanguinidad con su esposa. Pero ya era tarde, anteriormente, y fruto del amor que se profesaban, concibieron una niña, a la que la ilustre familia decidió apartar de su entorno para salvaguardar el buen nombre de la casa. Entonces, la madre de la pequeña, Raimunda Osorio, aceptaría llena de amargura, que su propia hija fuera llevada a un hospicio de Madrid y le puso el nombre supuesto de María Rosales.

En el testamento José de Murga y su esposa, declararon no tener hijos ni probabilidad de tenerlos, en lo sucesivo fallecen.

En mayo de 1990, diferentes medios informativos, difundían por todo el país, las presuntas psicofonías que afirmaba haber conseguido registrar en el edificio, Carmen Sánchez de Castro, quien se presentaba como doctora, psicóloga o psiquiatra.
Estas fueron algunas de las psicofonías que obtuvo:

"¡Mamá, mamá!...¡Nunca oí decir mamá!". "¡Yo también estoy aquí!". "Mi hija Raimunda, nunca oyó decir mamá". "¡Asesinos, asesinos!". "Estamos aquí para la eternidad".

Las supuestas voces del más allá, que posteriormente se demostraron fraudulentas, fueron el detonante para que cientos de personas, se reunieran por las noches en esta emblemática plaza madrileña, con intención de dar caza a los fantasmas. Supuestamente, aquellos fantasmales lamentos pertenecían a María Rosales, hija de los marqueses de Linares.

La historia da comienzo un año antes, cuando Carmen Sánchez de Castro, realizaba diferentes estudios arquitectónicos e históricos de la villa madrileña.

Según sus testimonios, el primer día que llegó con un grupo de arquitectos e historiadores, escucharon unos acordes de órgano que les pusieron la carne de gallina. Las paredes se movían y todo temblaba. Fue entonces cuando preguntó a las personas que allí trabajaban, si habían notado alguna cosa extraña. La curiosidad de la presunta doctora, la indujo a realizar diferentes grabaciones por las estancias de la mansión.

En 1989, Carmen Sánchez de Castro recurría al grupo Hepta, una activa y rigurosa comisión de investigadores paranormales. Sus estudios llegaron al Ayuntamiento de Madrid y en ellos se explicaba detalladamente, los resultados obtenidos, en las investigaciones desarrolladas con diferentes técnicas radioestésicas, medidas de campos electromagnéticos, barridos fotográficos y obtención de psicofonías en una cámara de Faraday. En este informe se afirmaba que existían corrientes subterráneas bajo del inmueble, alteraciones de los campos magnéticos en algunas estancias y una decena de fotografías que mostraban extrañas formas luminosas, las cuales resultaban inexplicables tras los análisis. No fue el único equipo en acudir a investigar el caso, la Asociación Parapsicológica de Madrid fue para pernoctar en el edificio, pero sin obtener resultados positivos.

El 4 de junio de 1990, la Policía Nacional detenía a Carmen Sánchez de Castro, por presunta falsificación de cheques. Cuando era custodiada por las fuerzas de Seguridad, se descubrió que tenía pendiente, desde hacía diez años, una orden de búsqueda y captura. Además se confirmaba que no estaba registrada en ningún colegio profesional de Psicología ni de Psiquiatría.

Se desmontaba así el burdo fraude orquestado por Carmen Sánchez de Castro.
Coyote
19/01/2006 13:15:45
Cibeles: Simbolo de la ciudad

Conocida también como Gran Madre o Madre de los Dioses, la Cibeles es más que una fuente para los madrileños.

Diosa de la naturaleza, personificación del principio femenino, y protectora del pueblo, su monumento escultórico fue diseñado por Ventura Rodríguez en 1777. Aunque inicialmente se situó junto a la verja del Palacio de Buenavista, tras su remodelación a finales del siglo XIX es trasladada al centro de la llamada plaza de Madrid, quedando allí flanqueada por el Palacio de Correos y Comunicaciones, el Banco de España, el Palacio de Linares y el propio Palacio de Buenavista.

1885


El monumento incluía originalmente las figuras de un dragón y un oso en la parte frontal y posterior del carro. De estas esculturas sólo queda en la actualidad el testimonio de pinturas y grabados antiguos. El carro, tirado por Hipomenes y Atalanta convertidos en leones por profanar el templo de Zeus, se asienta sobre una superficie rocosa por la que corretean lagartos y otros reptiles, y está decorado con flores y vegetación.

La Cibeles tuvo que rivalizar con la construcción de un monumento a los héroes del 2 de mayo, y en 1905 con la construcción de una escultura de Cervantes con motivo del centenario de la primera edición de El Quijote. También vivió momentos difíciles con la República y durante la Guerra Civil, ya que tras perder en 1931 un brazo, las llaves y el cetro, recibió un nuevo ataque a uno de los leones durante la guerra. Protegida posteriormente con sacos, ladrillos y arena, su imagen se convertiría en símbolo del Madrid asediado.

1937



Coyote
19/01/2006 13:26:49
oops, se me ha ido un poco de tamaño la segunda imagen, ¿editais el post y la subo a su tamaño "normal"?

gracias
Web Espinillo
20/01/2006 14:54:19
Corregido el tamaño de la imagen

Por cierto, preciosas imágenes ¿No se anima nadie más?
Coyote
23/01/2006 10:49:33
como complemento al artículo de las murallas de Madrid de Tomeu, un gráfico de las puertas existentes en 1808
para situarlas con mayor exactitud


Coyote
23/01/2006 11:00:56
como veréis el cartel está en inglés, lo mejor es el "Bull Ring" o sea la plaza de Toros, se trata de la antigua plaza que hubo cerca de la Puerta de Alcalá.
tomeu
24/01/2006 05:15:12
Esta sí que es buena Coyote... ¿bull ring?
M@rco
24/01/2006 08:41:10
Otra "Bull Ring"
Plaza de Toros y entorno de Ventas.

Años 60




En la actualidad



http://www.spaceimaging.com/default2.htm
M@rco
26/01/2006 06:29:00
Cruce de la Autopista de Barajas con María de Molina



y Observatorio Astronómico



Tu turno coyote ....
Coyote
27/01/2006 06:31:39
me has puesto el listón muuuuy alto...
M@rco
27/01/2006 08:04:02
Amos anda y'a, no te lo crees ni tú
Coyote
29/01/2006 07:46:33
Cuesta de la Vega (cripta de la Almudena) 1875


Coyote
29/01/2006 07:52:47
Construcción de la Gran Vía



Puerta del Sol antes de la reforma que le dio forma de media luna (y sin la torre del reloj actual) 1857



pasopalabra M@arco
Coyote
30/01/2006 06:23:28
al hilo de un par de fotos que tenía por ahí:


Policía Municipal de Madrid

Antecedentes (1202-1850)

# En esta etapa distinguimos como hechos más significativos en la historia de la Policía Municipal los siguientes: En el Fuero de Madrid (1202) aparece la primera referencia a una Fuerza Armada dependiente del Municipio, bajo la institución del nombre Alguacil.
# Se dicta el primer Bando de Policía de la Villa (1561).
# Publicación de la Real Cédula de Felipe III (1609), en la que se dan las normas, servicios a cumplir y componentes que deben formar a las órdenes de los Alcaldes de Barrio. Viene a constituir el primer Reglamento de los Porteros de Vara o Alguaciles, germen del Reglamento de 1743.
# Creación en el reinado de Carlos III (1759-1788) de la Milicia Urbana formada con personal inválido de guerra.


Creación de la Policía Municipal (1850-1924)

Con la implantación del liberalismo y la división de poderes deviene la aparición de organizaciones policiales independientes de los tribunales. Al mismo tiempo, el mayor protagonismo de los Ayuntamientos y el crecimiento demográfico de Madrid origina la necesidad de crear una Policía Municipal, aprobándose el Reglamento Orgánico de la Guardia Municipal de Madrid, en 1850. Desde esa fecha la "Guardia Urbana" irá sustituyendo a los Alguaciles y Porteros de Vara que desaparecerían paulatinamente.

# Otros hechos significativos de esta etapa son: Creación de la Sección Montada (1893).
# Creación de la Academia Preparatoria para Guardias Municipales (1906).
# Creación del Servicio de Carruajes, para controlar la circulación de coches de caballos y los primeros automóviles (1914).





Modernización de la Policía Municipal (1924-1978)

# Salvando el paréntesis de la Guerra Civil, entre los años 1924 y 1978 se suceden una serie de eventos que van a propiciar la modernización del Cuerpo. De estos hechos destacan: Aprobación de un Reglamento Orgánico de la Policía Municipal (1924).
# Creación de la Sección de Motoristas (1934).
# Ampliación de la plantilla y creación de la Brigada de Circulación (1940).
# Reorganización del servicio y de la plantilla del Cuerpo (1948).
# Fundación del actual Escuadrón del Cuerpo (1952), para servicios protocolarios y de vigilancia de parques y jardines.
# Creación de la actual Academia del Cuerpo, regida por su propio Reglamento (1961).
# Incorporación de la mujer a la Policía Municipal (1972), creándose la Quinta Agrupación Mixta de Circulación, con sus propios mandos femeninos. En 1980 esta Agrupación se integra en la plantilla del Cuerpo sin distinción alguna por razón de sexo.


La Policía Municipal postconstitucional (1978 hasta hoy)

La llegada de la democracia y la Constitución de 1978 va a suponer un cambio en la sociedad y, por ende, en la Policía Municipal. El marco jurídico de la Policía se basará en la Constitución y en la Ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que crean un nuevo modelo policial estableciendo sus principios básicos de actuación, con respeto a la Constitución y al resto del Ordenamiento jurídico: la misión de permanente servicio a la comunidad, la adecuación de fines y medios en sus actuaciones, el respeto a la dignidad de la persona, la subordinación a la Autoridad y la responsabilidad en el ejercicio de sus funciones.

# En esta etapa se produce una gran transfiguración interna del Cuerpo de Policía Municipal y un incremento de la imagen y prestigio de la institución hacia los ciudadanos, destacando lo siguiente: Rejuvenecimiento de la plantilla, al incorporar promociones más numerosas.
# Incremento de recursos materiales, principalmente en lo relativo a vehículos-patrulla y transmisiones.
# Se suceden varias reestructuraciones, buscando dar un servicio más eficaz al ciudadano.
La Ley de Coordinación de Policías Locales de la Comunidad de Madrid obligó a elaborar un nuevo Reglamento, en sustitución del de 1985. Dicho Reglamento fue aprobado por el Ayuntamiento Pleno el 31 de marzo de 1995 y publicado en el Boletín Oficial de la Comunidad Autónoma de Madrid de 15 de mayo de 1995.
M@rco
31/01/2006 09:26:13
Raquel nos hace llegar estas bellas imágenes. Aquí se quedan para disfrute de todos.

Gracias chicos.






















































Coyote
31/01/2006 09:45:00
¡que difusión tiene Internet! de este Powerpoint que me llegó vía mail había sacado yo un par de fotos
Coyote
01/02/2006 06:13:12
mudanza de posts (SSC --> Aespinillorrus)

Parque del Retiro

Los orígenes del Parque del Retiro se remontan al reinado de Felipe IV, en el sigo XVII, cuando por iniciativa del Conde Duque de Olivares se construye un palacio real. Una parte de aquel palacio es el actual Museo del Ejercito



Desde entonces y hasta 1764, en que se traslada al Palacio de Oriente, el Palacio real de El Buen Retiro fue sede de la corte durante los reinados de Felipe V, Fernando VI y Carlos III.
Reinando Carlos III se construye en este recinto el Observatorio Astronómico y se crea la Real Fábrica de Porcelana. Además fue el primero en permitir el acceso público al recinto, siempre que cumpliesen la condición de ir bien aseados y vestidos. Durante la invasión francesa, en 1808, el palacio fue prácticamente destruido tras ser utilizado por las tropas invasoras como cuartel general.

Con la llegada al trono de Fernando VII, el Retiro comienza a ser restaurado. Se construye el embarcadero del estanque que es el eje en torno al cual gira la vida del parque, y la Casa de Fieras, que cumplió las funciones de zoológico hasta la construcción del actual en la Casa de Campo. Con Isabel II se plantaron nuevas superficies de arbolado y se trasladaron algunas estatuas desde el Palacio Real.



Entradas








Fuentes






Casita del Pescador


Monumento a Martínez Campos


El Parterre


Paseo de las Estatuas


La Rosaleda


Casa de Fieras








Embarcadero y Lago


Construcción del monumento a Alfonso XII








En 1868, con la llegada de la Primera República, el parque dejó de ser recinto real para ser propiedad del municipio de Madrid y el acceso fue libre y sin restricciones. En el año 1875, el gran pulmón comenzó a modernizarse, se abrió al "tráfico" el paseo de carruajes (o de coches) y se estableció un canon de 2,50 pesetas a cada vehículo que lo utilizara.





También se concretó la pista de patinar, formada por un semicírculo helado, que tampoco era gratuita, a dos pesetas el alquiler de patines en la torreta hexagonal desde la que se regentaba el negocio y se ofrecían tentempiés. Sin embargo, el paraje resultaba demasiado soleado para mantener el hielo en su punto. Así que, coincidiendo con la inauguración a finales de siglo del Palacio de Cristal (1887 a imitación de los de Inglaterra, por Ricardo Velázquez Bosco) se trasladó el patinaje a este rincón más sombrío.



Patinadores en el lago del Palacio de Cristal :)


En 1887, la regente María Cristina, cortó la cinta de la ambiciosa muestra que pretendía acercar a los españoles las riquezas naturales de su patrimonio de ultramar. El Estado no reparó en gastos y hasta instaló un estanque con 10 surtidores y rodeado de magnolias.

Las tres pesetas que costaba divertirse y rozarse, excusados por el resbaladizo pavimento, limitaban el acceso, sólo apto para bolsillos burgueses y de alta cuna. No hay más que observar el elegante atuendo de los patinadores. Ellos, cuello duro, traje impecable y corbata estrecha, como si acabaran de salir del despacho. Ellas, entregadas a la moda que dicta París, con faldas tobilleras y trajes entallados, esbeltas y descaradamente jóvenes. Pero para muchos de los 600.000 madrileños censados en 1908, los copos de nieve significaban un inconveniente. Las tiendas no abrían, barrios enteros se quedaban incomunicados, las obras se paralizaban y los obreros se quedaban sin trabajo, sin dinero y sin comida.
Como ocurrió a finales de noviembre de 1904, cuando tras tres días nevando ininterrumpidamente, Madrid se volvió fantasma. Sin embargo, en este privilegiado entorno público, en pleno parque del Retiro, la mayor dificultad era caerse y encaramarse de nuevo sobre los patines.

Poco después, el parque perdió parte de su superficie para construir en ellos el Palacio de las Telecomunicaciones y parte del Paseo del Prado.
El 8 de Febrero de 1935 fue declarado Jardín de Valor Histórico Artístico.

Otras imágenes curiosas





Mostrando del 1 al 20
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70
-AÑADE AQUI TU COMENTARIO-
Foros > Rastro de Madrid > Memorias de Madrid



(C) AAVV El Espinillo 2003

© Designed by DreamTeam